Arrarás vetó ordenanza

GENERAL ACHA: PROHIBICION DE USO DE PIROTECNIA

La intendenta María Julia Arrarás vetó la ordenanza que prohibía la comercialización y el uso de pirotecnia en la ciudad, y fue aprobada hace algunos días por la mayoría del Concejo Deliberante. La decisión seguramente no caerá bien al poder legislativo, menos aún a los bloques de la oposición. Ya hubo vecinos que cuestionaron la resolución por medio de las redes sociales.
La jefa comunal dijo que adoptó tal determinación porque se trataba de una normativa que se contradecía con leyes nacionales que están en vigencia.
El presidente del cuerpo deliberativo, José Luis Domínguez (Unión Vecinal), se excusó de referirse al tema debido a que manifestó que todavía no se había interiorizado sobre la cuestión, ni conocía los argumentos que el Ejecutivo adujo para vetar la ordenanza en su totalidad.

Críticas.
Poco después de darse a conocer el veto realizado por parte de Arrarás, hubo vecinos que no ocultaron su malestar, y por medio de las redes sociales hicieron duras críticas contra la decisión efectuada por la intendenta. Lamentaron la resolución del Ejecutivo, la cual calificaron como “retrógrada”, debido a que va a contramano de lo que sucede en muchas ciudades del país.
Asimismo recordaron que el uso inadecuado de la pirotecnia provoca daños, y produce contaminación ambiental y acústica. A eso, debe agregarse los inconvenientes que genera a bebés, ancianos, personas convalecientes, autistas, y con capacidades diferentes, y los riesgos que representa su manipulación para la salud de todos. Tampoco debe obviarse, -destacaron- los perjuicios que ocasiona a los animales, y los riesgos de producir daños materiales a bienes públicos y privados.

Ordenanza.
La ordenanza vetada recientemente por el Ejecutivo fue aprobada por mayoría, debido a las abstenciones de Gustavo Prieto y Adriana Benzecry (ambos de la Unión Vecinal), quienes coincidieron en manifestar que adoptaban esa postura porque había artículos de la normativa que no los convencía. No obstante, aclararon que no estaban en contra de su prohibición.
En esa misma iniciativa se derogó la ordenanza 38/13 en todos sus términos, la cual hacía referencia a la reglamentación de la venta de artículos de pirotecnia. A su vez, se prohibió la comercialización, tenencia, uso, manipulación, depósito, circulación y transporte de elementos de pirotecnia.
Los concejales también pidieron al Ejecutivo que realizara campañas de información, educación y difusión, sobre la importancia que reviste para la población el paso dado a favor de la ecología y el medio ambiente para así lograr una mejor convivencia social.
Por último establecía que las transgresiones que pudieran haber sido constatadas por inspección municipal o autoridad policial, habilitaba el secuestro de la totalidad de la mercadería. Además, sus responsables, se someterían al proceso correspondiente ante el Juzgado de Faltas, de acuerdo a los artículos 55 y 66 del Código Regional de Faltas. Para el caso que hubiera reincidencia, se sancionaría con el cierre definitivo del lugar.

Compartir