Arrasan hectáreas de caldenes

REALIZARAN NEGOCIO INMOBILIARIO SOBRE LOS MEDANOS

(General Acha) – Una firma destruyó ocho hectáreas de caldenes que estaban ubicados sobre el acuífero Valle Argentino, donde se encuentran los médanos, al sur de General Acha, a los fines de realizar un negocio inmobiliario. El accionar de la empresa generó preocupación a vecinos e instituciones, una de ellas Cosega, ante la pasividad demostrada por las autoridades municipales.
Este será seguramente uno de los temas que se abordará en la reunión que está prevista realizarse hoy por la mañana en el edificio comunal, con el objeto de tratar las diferentes problemáticas que atentan con la preservación del acuífero Valle Argentino. En la oportunidad, además de la intendenta María Julia Arrarás y los integrantes del Concejo Deliberante, estarán presentes directivos de Cosega y de la Secretaría de Recursos Hídricos de la provincia, encabezados por Javier Fernando Schlegel. Lo propio harán las legisladoras provinciales Adriana Leher (Propuesta Federal) y Lucrecia Barruti (PJ).

Malestar.
Vecinos no ocultaron su malestar por la falta de acción demostrada por el municipio, respecto a la ejecución de políticas concretas tendientes a preservar el acuífero Valle Argentino que abastece de agua a toda la población. En este sentido, aseguran que hay varias cuestiones que ameritan un tratamiento inmediato y responsable. El hecho de permitir que una firma haya arrasado con ocho hectáreas de caldenes para avanzar en un negocio inmobiliario, es una muestra de lo que está sucediendo.
Este tema fue oportunamente denunciado por Cosega cuando se quejó porque desde el Concejo Deliberante, más concretamente del bloque oficialista, se demora la cesión de un terreno en la zona norte más alta sobre el acuífero Valle Argentino, donde la cooperativa ya tiene instaladas bombas a escasos metros del Cristo.

Impacto.
Desde Cosega insisten en que los ediles de la Unión Vecinal pretenden otorgar una parcela que la empresa mencionada donaría al municipio, a cambio que le aprueben el loteo sobre el acuífero, desconociéndose así lo previsto por las ordenanzas que lo prohíben. Además, dijeron, se ignora el impacto ambiental provocado por el desmonte no autorizado de los caldenes. Tampoco se habría pedido autorización a Recursos Naturales ni Recursos Hídricos de La Pampa.
Por otra parte preocupa de sobremanera el incremento de asentamientos residenciales, casaquintas, complejos hoteleros y de cabañas, que sumado a la empresa Durlock, entre otras, extraen agua del acuífero directa y de manera indiscriminada. A lo que se suma la falta de una red de cloacas, obra esencial para impedir la contaminación de napas sobre el Valle Argentino.

Compartir