Asisten a dos mujeres amenazadas

(General Pico) – Las dos víctimas del hombre que ingresó armado en un geriátrico, y amenazó a la dueña del lugar y a su ex pareja, siguen con asistencia psicológica y resguardo policial. El hecho ocurrió en la madrugada del jueves y la Unidad Funcional de Género permanece brindando apoyo a las mujeres que radicaron la denuncia en contra del imputado, en un grave caso de violencia de género que ya había tenido intervenciones anteriores.
El vecino, identificado como Fidel Castro -de unos 50 años-, está detenido y el viernes fue formalizado ante la Justicia que dispuso 30 días de prisión preventiva mientras avanza el proceso en su contra. La investigación en desarrollo es por amenazas, privación de la libertad, robo y posiblemente delito contra la integridad sexual.
La subcomisaria Vanina Fileni confirmó ayer que el equipo técnico de la Unidad Funcional de Género permanece en contacto con las dos mujeres afectadas y que también se las está asistiendo a través de la Oficina de Atención a la Víctima, con asiento en los tribunales piquenses.
Si bien el supuesto agresor está detenido, la propietaria del geriátrico y la ex pareja de Castro están recibiendo asistencia psicológica debido al trauma sufrido y a las exigencias del proceso en el cual deberán declarar y aportar datos sobre lo ocurrido. Todavía no se presentaron a testificar ante la fiscal Ivana Hernández.

A punta de pistola.
La intromisión del imputado se dio después de las 3, cuando su ex pareja estaba alojada en un geriátrico ubicado en calle 47 y diagonal sur. La mujer, de 27 años y de nacionalidad paraguaya, ya había requerido en el pasado una intervención policial por maltratos. El hombre podía realizar visitas a los dos hijos que tienen en común, pero tenía una orden de restricción de acercamiento hacia su ex mujer que ya había violado en otras ocasiones.
Castro ingresó por la fuerza en el geriátrico, luego de romper una abertura, y portando un arma de fuego sorprendió a la dueña del lugar y a su ex pareja. Los adultos mayores que son residentes en esa institución se encontraban durmiendo y no se percataron de lo que ocurría.
El imputado amenazó a ambas mujeres y permaneció dentro del lugar por más de una hora. Cortó la línea telefónica y le quitó el celular a la propietaria del geriátrico. Apagó todas las luces externas y después se fue llevándose por la fuerza a su ex mujer.La policía fue anoticiada en las primeras horas de la mañana del jueves sobre el hecho y los agentes lograron encontrar al imputado en su vivienda, donde tenía cautiva a su ex pareja, y fue demorado. La mujer presentaba signos de violencia física.