Avanza reconstrucción de club social

WINIFREDA: EMPLEADOS MUNICIPALES TRABAJAN EN DOBLE TURNO

Los obreros terminaron con el techado del salón de fiestas, mediante la colocación de 80 chapas de cinc. La primera etapa de la obra estaría culminada dentro de seis meses. Provincia aporta fondos para los materiales de construcción.
Empleados municipales de Winifreda trabajan desde el año pasado en la reconstrucción de la sede social del único club del pueblo. Nueve albañiles comunales más un constructor local contratado para dirigir las distintas tareas, se ocupan en doble turno para culminar el primer tramo en los próximos seis meses.
Hace unos días, la obra tuvo un importante avance cuando terminaron el techado del salón de fiestas o eventos sociales mediante la colocación de 80 chapas de cinc con su correspondiente aislación térmica. Las cabreadas son de hierro y también se pusieron perfiles.
Los obreros estiman que la primera etapa de la obra podría estar finalizada entre agosto y septiembre de este año, si el tiempo acompaña, e incluye la terminación del mencionado salón, cuyas medidas serán 40 metros de largo por 12 metros de ancho y espacios anexos.

Más amplio.
El recinto central quedó más amplio porque a la par se están edificando sanitarios convencionales y para discapacitados con un pasillo incluido, un escenario de 12,50 metros por 8 metros, una cantina de 20 metros cuadrados, una cocina de 25 metros cuadrados, una cámara de frío, depósito, secretaría y calefacción central.
A todo esto hay que sumarle el sector de boletería y hall de entrada con frente hacia la calle Primera Junta. El antiguo ingreso al salón central por la esquina de Primera Junta y Rivadavia ahora es una pared del inmueble a la que se le hizo una moldura para la futura pegatina de cartelería promocional de espectáculos. El nuevo piso será de granito y las aberturas de aluminio línea Módena, que ya fueron comprados por el municipio.

Doble turno.
Nueve albañiles comunales más un constructor local contratado para dirigir las distintas tareas, trabajan en doble turno para culminar el primer tramo en los próximos seis meses. Si esto finalmente llegara a ocurrir, el salón y los demás sectores quedarían habilitados al público.
El plan es comenzar inmediatamente con la etapa final, que incluye la construcción de camarines completos, otro sector de baños, parrillas y fogones los cuales se unirían con el salón de las canchas de bochas. Todos los sectores agregados totalizarán 300 metros cuadrados. Se levantan con ladrillos cerámicos reforzados.
El inmueble, una vez terminado, tendrá tres salidas de emergencia con puertas que abrirán hacia afuera. El gobierno provincial aporta fondos para la compra de los materiales de construcción mientras que la municipalidad solventa la mano de obra local.

“Sin mezquindades partidarias”.
La comuna tenía un terreno de grandes dimensiones, en la esquina de Alsina y Rivadavia, que linda con el campo de deportes del club social y deportivo, reservado para un salón de usos múltiples (SUM).
La obra había sido prometida por el ex gobernador Oscar Mario Jorge (PJ), el ex secretario de Asuntos Municipales, Fabián Bruna, y el ex ministro Coordinador y actual diputado provincial Ariel Rauschenberger durante los festejos del centenario del pueblo, celebrados en abril de 2015.
Esa tierra, en diciembre de 2016, fue donada a Provincia para la construcción de un colegio secundario estatal. La cesión fue aprobada por unanimidad en el Concejo Deliberante.
Cuando se trató este asunto, la edila Carmen Salamone (Pro-Frepam) pidió terminar con las “mezquindades partidarias” y “más allá de la construcción de este colegio que tanto anhelamos en algún momento nuestra localidad pueda contar con un SUM, que no sea el salón de la escuela primaria ni tampoco la sede social del club, que un día una comisión decidiera no prestarlo. Sea el gobierno municipal que sea que aparezca algún día ese SUM tan necesario para nuestro pueblo, porque creo que los winifredenses nos los merecemos, no somos habitantes de segunda”.

Compartir