Beba en Anguil: hoy formalizan a los padres por homicidio

El fiscal Marcos Sacco formalizará hoy por la mañana la imputación contra una pareja que, se sospecha, habría asesinado a su hija, una beba de apenas un año y tres meses. El caso que conmocionó a la localidad de Anguil ocurrió el lunes por la noche pero recién se dio a conocer el día martes. La niña ingresó a la Posta Sanitaria del pueblo con un traumatismo de cráneo grave por lo que decidieron trasladarla de urgencia al Lucio Molas. En Santa Rosa los médicos no pudieron hacer nada: la niña tenía un edema cerebral que derivó en un paro cardíaco.
El médico forense Juan Carlos Toulouse fue el encargado de determinar las causales de la muerte y ante la confirmación de que la lesión fue de tipo violenta, el fiscal Sacco ordenó la detención de los padres que permanecen alojados en dependencias de esta capital: ella en la Seccional Sexta y él en la Segunda.
“Hasta el mediodía de ayer ninguno de los acusados declaró. Hicieron uso del derecho a abstenerse”, dijo el fiscal Sacco quien solicitará hoy que la pareja sea imputada por “homicidio calificado por ser progenitores de la víctima” y también solicitará varias medidas de prueba como la declaración en Cámara Gesell de una niña de 9 años (hermana de la beba fallecida) y la apertura de teléfonos celulares de los padres además de otras pericias. La abogada que representa a la pareja es la defensora oficial Silvina Blanco Gómez.

Antecedentes.
El manto de sospecha sobre los padres de la niña comenzó a tejerse a partir de un lamentable antecedente: en 2013, otro hijo de la pareja de apenas 9 meses, un niño que había nacido con una malformación, murió en la casa familiar a causa de aplastamiento. Sobre el hecho, la madre dijo a las autoridades que en un descuido, mientras dormían en la misma cama, había asfixiado al niño con su propio cuerpo.
Fuentes policiales informaron que, tiempo después, tras un estudio toxicológico practicado al cadáver del niño se determinó que había alcohol en su sangre. Pero el caso -agregó una fuente policial- “quedó en la nada” porque “no quisieron investigarlo más”.
Este diario pudo saber ayer, por fuentes judiciales, que también hay otro antecedente de violencia: en el año 2012, un vecino de la familia denunció una situación de violencia para con la nena que hoy tiene 9 años. Un cuarto hijo de la mujer (que no es hijo del hombre) permanece al cuidado de una tía en Winifreda.

Compartir