Buscan evitar deterioros en calles de Eduardo Castex

El bloque de concejales del PJ presentó un proyecto de ordenanza para que los propietarios de piletas domiciliarias o natatorios públicos ubicados en la zona urbana, tendrán que conectar los desagües al servicio cloacal. Los ediles oficialistas pretenden reglamentar el destino del agua de los natatorios, dado que provocan importantes deterioros en el pavimento y las calles de tierra.
El proyecto ingresó en la última sesión ordinaria del Concejo Deliberante, y pasó a las comisiones internas para su análisis, pero se descuenta que podría ser sancionada rápidamente, ante la llegada de la temporada estival donde los frentistas comienzan a librar agua a las arterias.
La medida establece que se otorgará un plazo de 180 días para que los frentistas realicen las obras, que se contabilizará a partir de la promulgación de la legislación. Esta temporada de verano aún no se instrumentaría la ordenanza, y se deberán aplicar las legislaciones vigentes para sancionar a quienes infrinjan arrojando agua a la vía pública.
“El Ejecutivo determinará las sanciones en caso de incumplimiento por intermedio de los organismos competentes”, indica otro artículo de la normativa.
Los ediles del PJ argumentaron que arrojar las aguas de los natatorios a la vía pública provoca deterioros en las calles pavimentadas, pero se agravan en las de tierra; y destacaron que la red cloacal “mejora el funcionamiento” cuando recibe mayor cantidad de líquidos porque “contribuye a su limpieza”.

Venta de galpón.
El Concejo Deliberante autorizó al Ejecutivo a transferir un galpón municipal al vecino Gustavo Martín, en un monto que asciende a los 75 mil pesos. La venta se realizará en base a lo establecido en la ordenanza 27/2012, que regula las operaciones de venta de inmuebles municipales.
Además, se facultó al Ejecutivo local para que se suscriba la escritura traslativa de dominio del inmueble vendido, y en caso de otorgar financiación se deberá realizar la hipoteca que establece la legislación municipal vigente. El comprador actualmente tiene una bicicletería sobre la diagonal San Martín, entre calles Arturo Illia y Rivadavia.