Buscan rastros de ADN de los niños en el auto del acusado

DENUNCIA DE ABUSOS EN 25 DE MAYO

La policía provincial realizó las pericias ayer a la mañana a los dos autos secuestrados que pertenecen al profesor acusado por supuestos abusos contra niños en un jardín de infantes de la localidad de 25 de Mayo, en el marco de la investigación judicial.
Los vehículos, marca Volkswagen, son una camioneta Saveiro color blanco y un Gol de color gris, que fueron puestos a disposición de la causa por el defensor del acusado, Omar Gebruers, en una comisaría de la ciudad de Catriel, provincia de Río Negro.
Después de ser entregados a la policía, los vehículos fueron trasladados a la ciudad de General Acha donde el personal de la División Criminalística de La Pampa realizó las pericias correspondientes para saber, ante una hipótesis de la investigación, si los niños pudieron ser trasladados allí a una quinta.
“El pedido de secuestro fue requerido a través de un exhorto por el Juzgado de La Pampa que lleva la causa; estuvimos en contacto con personal de la Comisaría Departamental y enviaron personal a retirarlos”, señaló a la prensa el comisario de Catriel, Ricardo Pérez.
Los casos de abuso sexual contra niños de la sala de 4 años del Jardín de Infantes 12 de 25 de Mayo, que funcionaba en la Escuela Especial, generaron indignación en la provincia y tuvieron gran repercusión mediática, ocupando lugar en los medios nacionales también.

Conmoción.
La agitación y conmoción que vive 25 de Mayo parece no tener techo. El jueves unos 60 padres se reunieron con el fiscal Alejandro Masso para abordar las denuncias por acoso que cinco familias asentaron acusando al rector del Colegio Secundario Armando Alfageme, Oscar Lopez. El docente ya fue separado de su cargo por parte de las autoridades de educación de provincia.
Según lo publicado por Radio Municipal, los progenitores se autoconvocaron este jueves luego de las 11 en las instalaciones de ATE, con la presencia del fiscal Alejandro Masso. Le pidieron al funcionario judicial celeridad en las denuncias por supuestos casos de acoso contra algunos alumnos de la institución.
Aseguran que en la reunión, las familias detallaron las denuncias, y un joven de 16 años habría relatado una situación vivida personalmente, indicando que era constantemente acosado dentro y fuera del colegio, hasta el punto de ser perseguido en un automóvil para saber donde iba. La víctima con lágrimas y un relato de bronca y dolor, habría manifestado detalles del acoso al que habría sido sometido por el directivo.