Caminata de militares

PEREGRINARON DE LUJAN A GENERAL PICO

Dos pampeanos que forman parte de las filas del Ejército Argentino, realizaron una caminata entre Luján y General Pico, a la que arribaron el domingo a la tarde tras haber peregrinado durante casi dos semanas. Los militares que realizaron esta travesía le trajeron de regalo una imagen religiosa a cada una de sus familias, y una imagen de Santa Rita, que será nombrada protectora del Grupo Especial de Operaciones de la Policía de La Pampa.
El piquense Daniel Silva (28), destacado en el Regimiento de Caballería de Tanques VIII, en la localidad de Magdalena, a escasos kilómetros de la ciudad de La Plata, y el realiquense Ezequiel Coronel (29), quien cumple funciones en el destacamento militar de Tandil, decidieron caminar desde Luján hasta General Pico, en muestra de “agradecimiento”, y trajeron consigo en el camino diferentes imágenes religiosas que les obsequiaron a sus familias.
Los militares partieron desde Luján durante la noche del lunes 2 de febrero, y recorrieron la ruta nacional 5 hasta llegar al puesto caminero de Catriló, donde los esperaron algunos integrantes del Grupo Especial, quienes los escoltaron y acompañaron hasta llegar a esta ciudad.

Regalos familiares.
Silva indicó que le trajo de regalo una imagen de la Virgen de Luján a su familia, y que el cabo Coronel, le obsequió a sus familiares que viven en Realicó, una imagen de San Expedito. Además el piquense le obsequió a Emilio Bustamante, jefe del Grupo Especial, una imagen de Santa Rita, con el compromiso de que la nombraba protectora de dicha división policial.
Las pampeanos forjaron una amistad cuando ambos estuvieron destacados en el Regimiento de Caballería de Tanques XIII con asiento en General Pico. Luego Silva fue enviado a Magdalena y Coronel a Tandil. Desde hace más de dos años comenzaron a planificar la travesía que se extendió durante 13 días, y culminó el domingo cerca de las 20.30, cuando llegaron a esta ciudad.
Silva contó que durante el tiempo que duró la peregrinación, durmieron en bolsas de dormir al costado de la ruta, bajo las arboledas, y soportaron días de fuertes lluvias.