Capacitan a bomberos

ASISTIERON 80 VOLUNTARIOS

Unos 80 bomberos voluntarios de la zona centro y norte de La Pampa se capacitaron en el Centro de Entrenamiento Móvil de Espacios Confinados (Cemec), en cuyo interior realizaron prácticas de búsqueda y rescate en lugares cerrados, con visibilidad cero, humo y sonidos de auxilio diversos. Federación espera que se puedan capacitar cerca de 150 servidores públicos.
El vehículo especial para prácticas bomberiles de máxima intensidad, adquirido por el Consejo Nacional de Bomberos Voluntarios, estuvo desde el domingo hasta el jueves en la Asociación Civil Bomberos de Winifreda, estacionado sobre la calle Rivadavia de la localidad, y desde ayer se encuentra en la ciudad de General Acha, donde ingresarán al simulador rescatistas del sur provincial.
Desde la Federación Pampeana de Bomberos se espera que puedan capacitarse 148 servidores públicos, entre ellos, policías-bomberos de la policía provincial y del aeropuerto de Santa Rosa. La instrucción está a cargo de Jorge Fernández y Pablo García Casatti, vicedirector de la Escuela Provincial de Capacitación de Bomberos Voluntarios.
“El Cemec es parte de un programa federal que puso en marcha el Consejo Nacional de Bomberos, el organismo que agrupa a todas las federaciones que componen el Sistema Nacional de Bomberos. De marzo a diciembre realizamos un recorrido por todo el país y contamos con dos simuladores de características similares, que son únicos en Latinoamérica dado el alto costo de la inversión”, indicó Fernández.
“Un centro de entrenamiento simula ser una casa en la cual generamos fuego real obviamente controlado y monitoreado por la tecnología del equipo y en este caso podemos recrear condiciones de oscuridad, humo, sonidos y derrumbes con muchísima tecnología y monitoreo para cada uno de los rescatistas que están en el interior llevándolos casi a una situación real”, agregó el instructor.

“Soportar estímulos”.
“Desde el punto de vista psicológico tienen que soportar una gran cantidad de estímulos, pero siempre monitoreados por dos personas que estamos al lado de ellos para, en el caso que no puedan desde lo físico seguir adelante, abortar el ejercicio y también explicarles a cada uno en qué circunstancias han fallado para que a partir de ahí surja el aprendizaje y puedan vivir la peor situación posible imaginable en una circunstancia simulada y no le cueste la vida en una intervención real”, continuó.
Las pruebas están dividas en dos partes: una instancia teórica en la cual se establece cuáles son las pautas de seguridad y una netamente práctica con tres ejercicios diferentes, explicaron desde la organización.

Compartir