Casi linchan a dos personas por falsa alarma de un secuestro

PUEBLADA EN PUELCHES

Dos adolescentes que caminaban en la zona urbana de Puelches, fueron consultados por un grupo de vendedores ambulantes que se movilizaban en una combi y creyeron que eran víctimas de un intento de secuestro, huyeron y denunciaron el episodio a una FM del pueblo que lo difundió. Toda la comunidad, incluido los padres de los menores, cayeron en una psicosis que obligó a la policía a contenerlos y aclararles que en realidad se trató de una confusión. “Querían tomar represalias por mano propia”, afirmó a LA ARENA el subcomisario Jorge Osvaldo Lucero.
La noticia fue divulgada por medios locales y comenzó a circular por las redes sociales. Al ser consultado por este diario el subscomisario Lucero, titular de la comisaría Departamental de Puelches, clarificó lo que consideró “una confusión”.
“Aproximadamente a las 10.15 dos jóvenes amigos de 14 años caminaban por una de las calles del pueblo, venían hablando sobre los supuestos casos de secuestro de jóvenes que difunden los medios nacionales. En ése momento los pasó a baja velocidad una combi Peugeot Boxer que paró a unos cinco metros adelante de ellos, cuando se abrió una puerta lateral bajaron varios hombres, y cuando uno de ellos quiso hacerles una consulta, los chicos creyeron que trataban de secuestrarlos y huyeron corriendo del lugar”, explicó Lucero.
“Los chicos fueron directo a una FM y contaron lo que para su percepción había sucedido, es decir un intento de secuestro, lo que fue transmitido. Cuando nos avisaron de inmediato nos movilizamos e interceptamos a la camioneta y a diez vendedores que seguían ofreciendo juguetes y mantelería en el pueblo”, agregó.

Investigación.
La noticia corrió rápidamente en el pueblo y provocó una reacción masificada. “La verdad que fue una suerte que esta gente estaba en la comisaría, porque al rato llegaron varios padres queriendo hacer justicia por mano propia. Tuvimos que interceder para hacerles entender que se trataba de una confusión, que eran vendedores ambulantes, que estaban identificados y que no hubo intento de secuestro. Así pudimos evitar una situación que podría haber sido grave”, admitió el jefe policial.
Lucero explicó que la investigación fue rápida y que no les cerraba que ésta gente siguiera haciendo su tarea como si nada después de un intento de secuestro. Asimismo reveló que una vez en la dependencia policial, donde estuvieron demorados seis horas, se constataron identidades y que tienen un stand reservado en la Fiesta del Ternero en General Acha. Hay actuaciones judiciales a los efectos de la aclaración del caso.
La policía indicó que fue fundamental el trabajo de un profesional. “Ante la situación convocamos a un asistente social de la comuna que abordó con acierto la temática. Logró contener a los chicos y a sus padres que estaban afectados por lo que supusieron en principio, y logró que se calmen. Realmente fue una situación complicada para todos pero se solucionó acertadamente”, concluyó el subcomisario Lucero.