Catriló: alarma por fuga de ácido

HUBO UN DESPERFECTO EN LA PLANTA DE ENRESA

La pérdida en una válvula de la cañería de la planta de biodiésel Enresa (Energía Renovable SA) de Catriló provocó una nube tóxica de ácido clorhídrico que quedó sobre el predio industrial y no llegó a la zona urbana.
Al cierre de esta edición en el lugar se encontraban trabajando aún personal de Defensa Civil de la localidad y la Brigada de Materiales Peligrosos, aunque señalaron que ya no había peligro para la población.
La planta de biocombustibles se encuentra dentro del predio de la fábrica aceitera Gente de La Pampa, ubicado a la vera de la ruta provincial 1 a pocos metros del cruce con la ruta nacional 5.
A partir de un comunicado emitido a las 19.40 por Defensa Civil local, integrado por bomberos voluntarios, personal policial, municipal y del hospital -entre otros-, se puso a la población en “alerta” ante la posibilidad que la nube tóxica llegue a la zona urbana, que está a escasos metros de la planta. Se les pidió a los vecinos que no salgan de sus casas. La nube se habría generado por el contacto de la humedad (llovió en ese momento) con el ácido.
Víctor Hugo Corbalán, comandante general de los Bomberos Voluntarios, indicó que a las 19.40 en Enresa se produjo “una rotura en uno de los conductos de ácido clorhídrico”.
“Se produjo una nube tóxica que por el momento está en la zona industrial pero por la dirección del viento podría desplazarse hacia el casco urbano, de oeste a este”, por lo que llamó a la población “a cerrar las puertas, ventanas y conductor de ventilación al menos por las próximas horas, las calles comprendidas desde avenida Alem hasta Roque Sáenz Peña, desde el sector oeste (fábrica) al este (Meridiano V)”.

Comité de crisis.
Inmediatamente se convocó a las fuerzas de seguridad al cuartel de bomberos y comenzó un plan de trabajo, del cual también formó parte personal y directivos de la empresa de biodiésel, el intendente Ricardo Delfino y el comisario Roberto Rundau.
Anoche, en diálogo con este diario el vicepresidente de Enresa, Tomás Lorda, dijo que la pérdida en la cañería estaba controlada y se estaban llevando adelante todas las medidas preventivas para que no afecte al pueblo.
La circulación de la información en las redes sociales provocó desesperación en los vecinos ante una posible contaminación.

Compartir