Cazadores irán a juicio directo en General Pico

FAENA DE 9 CIERVOS: SOSPECHADOS RECONOCIERON EL DELITO

La policía detuvo el viernes a los cazadores furtivos. Ayer los hombres confesaron el hecho. Los imputados cazaron en la noche del jueves y al día siguiente fueron sorprendidos en un allanamiento cuando faenaban los animales.
Tres cazadores de 33, 34 y 39 años, fueron detenidos en esta ciudad por matar y faenar nueve ciervos. Los sospechosos estuvieron ayer en tribunales y su causa se resolverá durante la semana venidera mediante un juicio directo porque se hicieron responsables del ilícito.
La audiencia prevista ayer a las 11.30 para formalizar la investigación en contra de los cazadores se suspendió en el transcurso de la mañana, luego que los tres hombres fueron entrevistados por el fiscal Alejandro Gilardenghi.
El juicio directo es una alternativa prevista dentro del código procesal cuando los imputados hayan sido detenidos en flagrancia o aceptan la autoría del hecho. Y cuando la pena en expectativa no supere los 15 años. En el expediente la representación de los tres imputados está a cargo del defensor oficial Alejandro Caram.
Los cazadores después de la definición judicial de ayer lograron quedar en libertad mientras la causa en su contra avanza por infracción a la ley de protección de fauna.
La policía anticipó cuando los hombres fueron detenidos que no tenían permisos de coto o campos en los cuales hubieran capturado los animales. Además, por la cantidad de animales se considera un acto de “depredación”. Y, al mismo tiempo, habría que considerar el valor que podrían llegar a tener los ciervos.

Noche de caza.
Los tres imputados habrían cazado de forma furtiva, ingresando en algunas propiedades a través de un recorrido a la vera de la ruta. Entre la noche del jueves y la madrugada del pasado viernes los hombres viajaron a bordo de una camioneta Chrevrolet S10 hasta la región céntrica de la provincia y luego realizaron un recorrido a pie para encontrar y matar a los animales.
Con el vehículo cargado con nueve ciervos regresaron a esta ciudad y en la mañana del viernes se dispusieron a realizar la faena. Fue en ese momento que la policía detectó la situación.
Dos efectivos de la Comisaría Segunda llegaron a un domicilio de la calle 31 entre avenida San Martín y 16 antes del mediodía. Allí los agentes se encontraron con una importante cantidad de sangre en la vereda y hallaron la cápsula de un proyectil. Poco después constataron que en el patio de una casa cercana había varios hombres con ciervos muertos.
A las 15.30 personal policial detuvo a los tres cazadores implicados, todos oriundos de esta ciudad. Y uno de los cuales que ya tiene antecedentes por este tipo de hechos e incluso hay un arma de su propiedad confiscada. Además, de la carne y el cuero de los animales los agentes se llevaron del lugar la camioneta, una carabina, balas de diferentes calibres, dos radios tipo Handy y cuchillos.