Cien causas por mes en General Pico

EMBARGOS DE SUELDOS A ESTATALES CON DEUDAS

En el único juzgado de ejecución de General Pico (Segunda Circunscripción Judicial) ingresan por mes alrededor de 100 causas vinculadas con embargos. El número es significativamente menor a los de Santa Rosa (400 causas), pero en la capital pampeana recaen la mayoría de las demandas que afectan a los empleados de la administración pública.
El tema volvió a ponerse en el eje del debate a raíz de las expresiones del secretario general de ATE, Ricardo Araujo, quien advirtió en declaraciones a LA ARENA sobre el fuerte incremento de los litigios judiciales que afectan a trabajadores que por no poder afrontar créditos y préstamos, sufren las consecuencias de fallos que los obligan a pagar altísimas sumas en concepto de intereses.
En el plano municipal santarroseño también hay preocupación al respecto por parte de sus autoridades, quienes advirtieron sobre los empleados que solamente cobran mil pesos de sueldo, porque el resto se los llevan los embargos o devolución de préstamos o el pago de tarjetas de crédito.
A este difícil panorama alentado por las reglas financieras que no ponen coto a las tasas usurarias, hay que añadirle otra víctima de esta historia: los garantes de esos créditos o préstamos no pagados.

Proyecto.
En la Cámara de Diputados de La Pampa hay un proyecto presentado por el peronista Espartaco Marín, que apunta a limitar el accionar de las financieras. Pese a que su autor es el presidente del bloque oficialista, no tuvo tratamiento en Comisión.
Los gremios estatales se comprometieron a retomar el tema como bandera del sector e insistir ante el Ejecutivo para que se legisle sobre la materia.
El fin de semana pasado, LA ARENA publicó que en la capital pampeana, en los dos Juzgados de Ejecución, Concursos y Quiebras, ingresan mensualmente 400 causas, mayoritariamente con embargos de sueldos. Esa cifra llega a 500 con las que llegan al juzgado piquense. Las causas incluyen cobros de pagarés o cheques, incumplimiento de contratos de alquiler, no pago de préstamos a bancos y financieras o prendas, hipotecas o concurso por quiebra.