Cinco años para abusador

LA JUSTICIA PIQUENSE CONDENO A UN HOMBRE DE 49 AÑOS

La Justicia piquense condenó ayer a la pena de cinco años de prisión de cumplimiento efectivo, a un hombre al que se encontró culpable de haber abusado mediante tocamientos en reiteradas ocasiones de sus dos sobrinas, cuando ellas tenían entre 8 y 12 años de edad.
El juez de audiencia Fabricio Losi dio a conocer ayer al mediodía el fallo a través del cual condenó a un hombre, identificado como A.O.Q, de 49 años de edad, oriundo de la ciudad mendocina de San Rafael, a la pena de cinco años de prisión, tras determinar que fue el autor material del delito de abuso sexual simple agravado por haber sido cometido por el encargado de la guarda, en dos hechos, que damnificó a sus dos sobrinas, cuando tenían entre 8 y 12 años de edad. Además lo absolvió del cargo de abuso sexual simple agravado por el vínculo por haber sido cometido por un ascendiente, como delito continuado. En este caso, se investigó la denuncia que radicara en su momento su propia hija, quien luego se retractó en el debate que se desarrolló la semana anterior en los Tribunales de esta ciudad.
Los abusos fueron cometidos en una localidad del norte provincial, entre 1999 y 2004, en los momentos en que las dos niñas, que son sobrinas del imputado, se quedaban a dormir en su domicilio. Estos hechos fueron denunciados en Fiscalía el 3 de abril de 2012, y al día siguiente radicó una denuncia en el mismo sentido, la hija del acusado. A finales del 2012 se realizó le formalizó la Investigación Fiscal Preparatoria y el 20 de febrero de este año se llevó a cabo la audiencia de ofrecimiento de pruebas. El debate se desarrolló la semana anterior, a puertas cerradas, a lo largo de tres jornadas, en las que declararon 14 testigos.

Vinculo familiar.
El fiscal Alejandro Gilardenghi, durante la lectura de los alegatos de clausura, solicitó que se condenara al hombre a la pena de nueve años de prisión, tras analizar que existió una reiteración en el tiempo de los abusos y que causó un importante daño psicológico en las víctimas.
Además, pese a que la hija del hombre durante el debate negó haber sido abusado mediante tocamientos por su padre, el funcionario judicial lo acusó haber sometido sexualmente a la joven, en base a los términos de la denuncia.
El abogado defensor, Carlos Pedro Febre, al momento de plantear los argumentos defensivos, pidió la absolución del imputado, y de manera subsidiaria, en caso que no se le hiciera lugar a tal pedido, solicitó que se lo condenara a tres años de prisión en suspenso, que es el mínimo que prevé la escala legal para la figura de un abuso simple, tras considerar que no correspondía aplicar el agravante de la guarda.
En el fallo, el magistrado consideró que “el pobrísimo descargo del imputado no consiguió refutar ningún elemento de cargo, sino por el contrario confirmó ciertos parámetros que se dan con los abusadores”.
Luego, tras señalar que la teoría de la Fiscalía había quedado acreditada de manera parcial, condenó al imputado a la pena de cinco años de prisión, por los abusos cometidos en contra de sus dos sobrinas. En tanto lo absolvió de los presuntos abusos de los que habría sido víctima su propia hija, cuando tenía sólo 12 años de edad.

Foto: Losi sentencia.
Epígrafe: Fabricio Losi, junto a una empleada de la oficina judicial, durante la lectura del fallo.