Comenzó capacitación sobre prevención y asistencia de la violencia familiar

(General Acha) – Comenzó ayer en esta ciudad el programa de capacitación sobre prevención y asistencia de la violencia familiar, en una modalidad zonal, con la participación de Salud Mental y la municipalidad.
El encuentro se desarrolló en el salón del Centro de Jubilados y Pensionados, con la asistencia de más de medio centenar de personas. Entre ellas hubo numerosos docentes, funcionarios de municipalidades, policías y profesionales de la salud, con referentes locales y de poblaciones vecinas, tales como Cuchillo Co, La Adela, Puelches, Puelén, Quehué y Unanue.
Ana María Alcala, directora provincial de Prevención y Asistencia de la Violencia Familiar, puso de relieve la amplia participación, para cumplir con el objetivo, que tendrá sus resultados al cabo de los cinco módulos en que está programada la capacitación. “La idea es que quede en la localidad el compromiso con el tema de la violencia y que se tome también desde el nivel político, para que cada localidad comience a resolver sus propias cuestiones, con la formación de sus profesionales en esta temática”, afirmó en declaraciones a LA ARENA.
Hasta ahora, en los hechos de violencia interviene la dirección, “pero no siempre tiene resultados positivos, porque a la víctima se le complica trasladarse a la capital provincial, más allá de que exista el acompañamiento de las municipalidades”, admitió Alcala. Por eso, estimuló a constituir un cuerpo de asistencia en cada localidad.
El encuentro convoca a actores que estén relacionados con la problemática, entre los cuales sobresalen los sectores educativo, de salud y seguridad. “Siempre, en algún momento de la situación tienen alguna participación”, destacó la funcionaria, que estuvo junto con el equipo profesional integrado por Belén Naval y Lorena Forta.

Conductas.
Particularizó que en la escuela se pueden detectar indicadores, no solo de la violencia contra la mujer, sino también el maltrato de niñas, niños y adolescentes. Añadió que se pueden mostrar en el ámbito escolar conductas sobre posible violencia. “Y la escuela -como cualquier otra institución- tiene la obligación de denunciar hechos de violencia o maltrato, aunque no tejan la absoluta certeza”, afirmó.
El trabajo abordado ayer en General Acha estuvo relacionado con violencia familiar y violencia contra la mujer. Posteriormente se darán los de violencia en el noviazgo, maltrato infantil, y abuso infantil, con casos emblemáticos sucedidos en La Pampa recientemente y que resultan de amplio dominio público.