Concejo Deliberante achense autorizó venta en los stands

Instituciones y particulares podrán vender productos de elaboración artesanal, perecederos o no perecederos, durante la muestra de stands que se llevará a cabo hoy en el marco del 132 aniversario de General Acha. Más de cincuenta stands venderán sus productos en la plaza principal Manuel Belgrano.
La autorización la hizo el departamento Ejecutivo municipal, después que el Concejo Deliberante aprobara por unanimidad, el proyecto de resolución que ingresó y se trató sobre tablas en la última sesión ordinaria. No obstante solamente se podrán vender tortas, frituras, productos cárnicos, lácteos, y enológicos, entre otros productos artesanales perecederos y no perecederos. Está prohibida la venta de escabeches.

Exposición.
Adoptaron tal determinación porque se programó una exposición de stands para el día del pueblo, con participación de las instituciones y artesanos, para que puedan vender productos perecederos y no perecederos.
Aseguraron que era necesario darles la posibilidad a todos los artesanos de la ciudad que trabajan en la elaboración de ese tipo de productos, para que pudiesen vender sus productos durante los actos centrales del aniversario de la ciudad.
Los ediles también pusieron énfasis en que la municipalidad cuenta con el área de Bromatología, cuya función es hacer el análisis correspondiente para facilitar la venta al público, con el objeto de garantizar que los productos elaborados reúnan los estándares sanitarios exigidos por la repartición.

Recaudación.
Destacaron que “la exposición de productos artesanales con venta al público son una posibilidad de recaudación para las instituciones y particulares frente a la falta de trabajo”. En relación a las primeras, la edila Adriana Leher (Frente Propuesta Federal), dijo que resulta esencial para que puedan solventar gastos de funcionamiento, o bien en el caso de las escuelas deportivas, recaudar dinero para la adquisición de indumentaria o materiales de trabajo.
Recordaron, además, que tradicionalmente la fiesta del día del pueblo tiene este tinte de posibilidad de adquirir productos elaborados de manera artesanal.
Los concejales aclararon que es responsabilidad del municipio realizar el control, pero no prohibir la venta de productos, toda vez que para eso existe un área que debe ejercer el control y el análisis correspondiente con el fin de garantizar que se respetan los parámetros exigibles.

Desconocimiento.
Por su parte Ariel Segurado (Unión Vecinal) señaló que cuando el proyecto fue debatido en la reunión de parlamentaria, a la que también asistió el director de Bromatología (Francisco Culla), le pareció apto. Además -continuó-, porque el funcionario “dio el visto bueno”, y porque se trataba de un proyecto de resolución y no de una ordenanza como se pretendía desde un principio.
El edil oficialista también cuestionó el desconocimiento demostrado por su par Adriana Leher, debido a que por ser la autora del proyecto debía saber cuántas personas o instituciones se acercaron a pedir permiso para poder vender su producción, de qué productos se trataba, si era factible o no, y qué condiciones había fijado el ejecutivo con el objetivo de regular la actividad.
Opinó que se trata de una idea interesante para que los artesanos puedan trabajar, pero debe tenerse presente que “hay que averiguar el volumen de personas que pidieron permiso para vender, y cuáles son las herramientas que el ejecutivo pone para que puedan desarrollar su trabajo”, concluyó.