Condena por robo en Alpachiri

La Justicia condenó a Ezequiel Marcos Fernando Ramos a la pena de seis meses de prisión de ejecución condicional, por haber sido autor material y penalmente responsable del delito de robo. El hecho se produjo el 2 de febrero de este año, en perjuicio de un vecino de la localidad de Alpachiri.
De acuerdo al informe de prensa proporcionado a esta agencia, el juez de Control sustituto de General Acha, Héctor Alberto Freigedo, impusó además que Ramos (24 años) tiene la obligación de fijar residencia y someterse al cuidado de un patronato, abstenerse de usar estupefacientes y de abusar de bebidas alcohólicas por el término de dos años (artículo 27 bis del Código Penal Argentino).
En ese mismo fallo (10/2014) el magistrado revocó la prisión preventiva dictada al condenado el 5 de febrero de este año. Asimismo, una vez que quede firme la sentencia condenatoria, la Oficina Judicial de esta ciudad deberá llevar a cabo el correspondiente cómputo de pena.
El fallo dictado por el Juez de Control se produjo a partir del acuerdo abreviado oportunamente aceptado durante la audiencia desarrollada en la sede judicial local. En la ocasión, la fiscalía y el imputado -asistido por su defensor-, acordaron la imposición de la pena ya mencionada.
En esa audiencia también surgió la conformidad prestada a la solicitud fiscal, tanto por el imputado, como por su defensa, reconociendo el primero la existencia de los hechos por los que se lo enjuicia, como su autoría, además de manifestar su conformidad con la pena requerida e informada.

El robo.
Poco antes de las 18.50 del 2 de febrero del corriente año, Ezequiel Marcos Fernando Ramos, previo romper uno de los tres vidrios de la puerta trasera, ingresó al interior de la vivienda ubicada en la esquina de calles Buenos Aires y 25 de Mayo de la localidad de Alpachiri, ocupada en alquiler por Jorge Alberto Manazzi, quien no se encontraba en el inmueble. Aprovechándose de esta situación, sustrajo una sierra circular de mano para cortar madera marca “Skilsan”, huyendo por la ventana de uno de los dormitorios.
Con posterioridad a haberse cometido el hecho, Ramos fue interceptado por efectivos policiales en momentos que tenía en su poder la herramienta sustraída a Manáis, e iba por intersección de calles Santa Fe y 9 de julio de ese pueblo, distante a dos cuadras del sitio donde cometiera el hecho, concluye la información oficial.