Condenado a cuatro años por abusar de una adolescente

PICO: MECANICO SOMETIO SEXUALMENTE A SU CUÑADA MENOR DE EDAD

La causa se resolvió a través de la presentación de un acuerdo de juicio abreviado convenido por las partes intervinientes. El abuso sexual se produjo en el taller en el cual el acusado estaba empleado.
La jueza de audiencia Paola Loscertales, de la segunda circunscripción judicial de la provincia con asiento en esta ciudad, condenó ayer al mediodía a cuatro años de prisión de efectivo cumplimiento a un mecánico que abusó sexualmente de su cuñada menor de edad.
En el marco de un acuerdo de juicio abreviado convenido por el defensor Hugo Santamarina y el fiscal Luciano Rebechi, la magistrada condenó a un hombre de 31 años, como autor material de los delitos de abuso sexual que por las circunstancias de su realización configura un sometimiento gravemente ultrajante y amenazas simples en concurso real.
Además, como medidas adicionales, dispuso la intervención del asesor de menores a los efectos de que tome todas las medidas que considere conducentes para asegurar la buena salud física y mental de la menor víctima. También dispuso dar intervención a la Subsecretaría de Niñez, Adolescencia y Familia, de la Delegación de la Zona Norte del Ministerio de Desarrollo Social de la provincia para que lleven a cabo el abordaje y seguimiento de la víctima.
Según indicó la jueza en el fallo quedó acreditado que el 18 de febrero de este año, cerca de las 18.30 el imputado se dirigió a bordo de una motocicleta junto con la víctima, una adolescente de 15 años, quien es su cuñada, hacia un taller en el que trabajaba como empleado. Una vez en el interior del taller abusó sexualmente de la adolescente y le manifestó: “Más vale que no se te ocurra contarle nada a nadie”.
La investigación se inició a partir de la denuncia que realizó en sede policial la madre de la menor, y al día siguiente se le formalizó la Investigación Fiscal Preparatoria al acusado.

Elementos de prueba.
Loscertales indicó en la sentencia que la psicóloga del Poder Judicial que entrevistó a la damnificada, “permitió descartar todo signo de fabulación” y valoró sus dichos como “creíbles”. Además encontró como detalles característicos en su relato, la presencia de temor a posibles represalias, las dudas respecto a la revelación debido al temor a que no le creyeran, como así también la referencia espontánea a sentimientos de asco, angustia, vergüenza. Sobre esto, la profesional señaló que suelen ser emociones compatibles con perpetraciones a la integridad psicosexual.
La jueza indicó que la prueba más trascendental de la causa, son los dichos de la víctima, los quedaron respaldados por una serie de mensajes que días después del hecho le envió el imputado a través de la red social Facebook.
Otros de los elementos valorados al momento de analizar el hecho fue la pericia psicológica que se le practicó al imputado, de la que surge que al momento del examen, “no presenta signos o síntomas de patologías psiquiátricas mayores”.
También se incorporó el informe médico elaborado por el forense Rubén Bocchio quien le realizó un examen ginecológico a la adolescente; y el testimonio de una jovencita, amiga de la víctima, a quien le contó lo sucedido horas después de haber sido abusada.