Condenado por abusar de menor

JOVEN FUE JUZGADO POR VIOLAR A DISCAPACITADA

El juez de audiencia Florentino Rubio, le dictó la responsabilidad penal a un menor de edad que violó a una adolescente que padece una discapacidad mental, a la salida de un local bailable el año anterior, en una localidad del norte provincial. En el proceso actuó la fiscal Ana Laura Ruffini y el defensor Guillermo Constantino.
El magistrado ayer al mediodía le dictó la responsabilidad penal a un joven, que el año anterior, cuando aún era menor de edad, sometió sexualmente a una adolescente tras desmayarla de un golpe de puño en la cara.
El hecho que investigó la Justicia piquense se debatió a lo largo de tres audiencias en los tribunales de esta ciudad, y ocurrió durante la madrugada del 18 de abril del año anterior, a la salida de un local bailable de una localidad norteña cercana a General Pico. En ese momento el imputado interceptó a la víctima del hecho investigado, la tomó de los brazos y la obligó a ir hasta los terrenos del ferrocarril, donde la desvaneció de un golpe de puño en el rostro y luego la sometió sexualmente. Por el hecho además sufrió excoriaciones y otras lesiones leves.

Declaraciones.
La adolescente relató en Cámara Gesell la sucesión de los hechos, y aseguró que el acusado la tiró al piso. Además agregó que en ese momento gritó para pedir auxilio y recibió un golpe de puño en la cara que la desmayó, y que al despertarse tenía los pantalones y la bombacha bajos.
El lunes siguiente, no quiso ir a la escuela para no cruzarse con el imputado, y le explicó a su madre lo ocurrido. Luego radicó la denuncia policial en la dependencia local.
Por su parte, el imputado, que al momento del hecho tenía 17 años, declaró que a la salida del boliche mantuvo relaciones sexuales consentidas con la menor, y negó haberla agredido. También declaró la directora del colegio al que concurre la menor, quien explicó que es una alumna de matrícula compartida con la Escuela Especial.
Durante el proceso declaró el bioquímico forense Guillermo Liboa, quien “determinó la presencia de líquido seminal en la mancha del pantalón que llevaba puesto la víctima”.
En el fallo, el magistrado explicó que se lograron reunir suficientes elementos de convicción para concluir que la relación no fue consentida y que los hechos se sucedieron tal como los narró la menor. En este sentido destacó el importante aporte de la psicóloga forense Mercedes del Pozo, sobre la veracidad de los dichos de la damnificada.

Compartir