Condenado por vejaciones

POLICIA GOLPEO A RUGBIER TRAS INCIDENTE EN UN BOLICHE

El hecho ocurrió hace una década, y se generó a la salida de un local bailable ubicado sobre la calle 15 entre 12 y 14. Luego continuó, cuando en el momento de la demora el joven fue golpeado por el policía que se encontraba de franco.
La Cámara en lo Criminal 1 de la ciudad de Santa Rosa, condenó al policía piquense Alberto Julio Rodríguez (46) a la pena de un año de prisión condicional y a dos de inhabilitación para ejercer cargos públicos, por considerarlo autor material del delito de vejaciones. Los jueces Alejandra Flavia Ongaro, quien presidió el tribunal, Elvira Rossetti de González y Miguel Angel Gavazza, entendieron que quedó acreditado que el 5 de marzo de 2006 en General Pico, Rodríguez, quien se encontraba de franco, participó activamente en la demora y detención de Rodrigo Oscar Lofvall, por estar éste último supuestamente vinculado a un incidente en el interior del local bailable Coyote, que funcionaba en la calle 15 entre 12 y 14.
Según se explica en el fallo, en dicho operativo, el imputado “sometió a Lofvall a malos tratos, que consistieron en golpes de puño en la nuca, y luego golpes en los tobillos” con un machete que le facilitó un empleado policial. Además golpeó la cabeza de su víctima contra la pared de mármol de un hotel ubicado en el microcentro piquense, donde fue requisado y demorado un grupo de jóvenes.

Demora violenta.
En la sentencia el Tribunal que actuó en este caso, explicó que quedó determinado que durante la madrugada del 5 de Marzo de 2006, en la vereda del Hotel Pico de esta ciudad, el policía “participó activamente en la demora y detención de Rodrigo Oscar Lofwall”, con quien había mantenido un altercado en el interior de un local bailable, que continuó en el exterior del mismo, donde intervinieron otros efectivos que estaban de servicio.
Luego los jóvenes, entre los que estaba el denunciante, se fueron hacia el hotel céntrico donde se hospedaban junto a otros compañeros de un equipo de rugby que había llegado a esta ciudad para disputar un torneo ese fin de semana. Una vez en el hall central del hotel, se detuvo frente al mismo un patrullero del que descendieron al menos tres policías, entre ellos el imputado que vestía de civil. Luego obligaron a salir a los jóvenes para requisarlos, y en ese momento Rodríguez le pegó a Lofwall con un machete de la fuerza policial, y luego le golpeó la cabeza contra la pared de mármol.
Más tarde trasladaron al denunciante junto a sus dos compañeros a la Comisaría Primera donde los metieron en un calabozo y comenzaron a echar un gas por debajo de la puerta.

Argumentos.
El fiscal que actuó en la causa, Jorge Marcelo Amado, indicó que la actitud de Rodríguez en todo el procedimiento fue la de un empleado policial más, “que actuó abusivamente, con exceso dentro de sus funciones, consumando el delito de Severidades”. Por tal delito, solicitó que se lo condenara a un año de prisión de ejecución condicional y que se lo inhabilitara para ejercer cargos públicos por el término de dos años. En tanto, la querella, a cargo de Anavela Vázquez, adhirió a dicho pedido.
Por su parte, el defensor de Rodríguez, el abogado piquense Armando Agüero, en su alegato final dijo que no se había logrado acreditar el hecho denunciado. Además sostuvo que en caso que hubiera existido un delito, no sería el de vejaciones, sino un delito de orden civil porque consideró que Rodríguez no estaba en ejercicio de sus funciones policiales. La defensa también alegó que la lesión sufrida por el denunciante no pudo ser acreditada y que su relato se contradijo con las certificaciones médicas, por lo cual pidió la absolución de Rodríguez.
Durante el proceso declararon los damnificados, como así los efectivos policiales que participaron de la demora.

Compartir