Condenado por violar a una joven

SEIS AÑOS DE PRISION POR ABUSAR SEXUALMENTE DE UNA MUJER EN UN "AFTER" EN SU CASA

(General Pico) – La jueza de audiencia piquense Paola Loscertales condenó a seis años de prisión a un joven albañil que a la salida de una concurrida fiesta de principios de año, en el interior de su domicilio en el barrio Ranqueles, sometió sexualmente a una mujer. La magistrada sentenció a un muchacho de apellido Correa, de 21 años de edad, tras determinar que fue el autor de los delitos de abuso sexual con acceso carnal y tenencia de arma de fuego de uso civil sin la debida autorización legal. De esta manera hizo lugar al pedido del fiscal Luciano Rebechi. En tanto, el defensor Oscar Ortiz Zamora se había pronunciado por la absolución de su defendido.
En el fallo la funcionaria judicial explicó que quedó acreditado que durante la mañana en la que se consumó el hecho, el imputado compartió un “after” en su domicilio junto a un grupo de amigos. En tanto, la damnificada, que había asistido a una fiesta que se desarrolló en el predio de la Sociedad Rural, de regreso a su vivienda fue invitada por el acusado a compartir el “after”, a lo cual accedió.
Una vez dentro de la vivienda que está ubicada sobre la calle 36 en el sector del barrio Ranqueles, la joven se dirigió al baño y al salir fue tomada del brazo por el imputado, quien la introdujo por la fuerza al dormitorio y trabó con un mueble la puerta de la habitación. En ese momento el acusado le sacó las ropas, la tiró a la cama y consumó la violación, penetrando a la joven, que según se indica en el fallo, se resistió y pidió auxilio, aunque Correa la tapó la boca para que no gritara.

Escape y detención.
En determinado momento la jovencita logró empujar con los pies al acusado y escaparse del lugar. Pocos minutos más tarde, cerca de las 8.30, personal policial de la Comisaría Segunda, la encontró angustiada y shockeada, sentada sobre una casilla de gas en la esquina de las calles 40 y 25. Al ser interrogada por los efectivos policiales, aseguró que había sido violada y luego radicó la denuncia en la Unidad Funcional de Género.
El sospechoso fue detenido poco más tarde, en el marco de un importante operativo policial del que participaron los comisarios Ricardo Padilla y Javier Marotti, jefe de la Unidad Regional II (UR II), como así también la jueza de control Jimena Cardoso, entre otras autoridades. En el mismo domicilio se concretó la demora de las otras personas que estaban en su interior y además se secuestró un revólver calibre 32.
El hecho se debatió a lo largo de cuatro jornadas, en las cuales el imputado refirió que la noche de los hechos se juntó con unos amigos en su domicilio para seguir tomando alcohol luego de salir a un local nocturno, y que en ese marco llegaron unas jovencitas conocidas del barrio, entre las que se encontraba la damnificada. En su declaración reconoció haber mantenido relaciones sexuales con la denunciante, aunque dijo que fueron consentidas.

Testimonios.
También declararon los policías que participaron del allanamiento en el domicilio como así también los efectivos que encontraron a la damnificada en la vía pública y las personas que estaban en el interior de la vivienda, algunas de las cuales intentaron con su relato, favorecer al sospechoso.
Además declaró la comisario Vanina Fileni, a cargo de la Unidad Funcional de Género, quien manifestó que al contrario de la mayoría de los casos que llegan a dicha dependencia, primero tuvieron que brindarle asistencia por parte del equipo técnico a la damnificada, antes que formulara la denuncia.
Por su parte, Mercedes del Pozo, psicóloga de la Oficina Judicial, realizó la pericia psicológica de la víctima y señaló que mostró “síntomas de afectación emocional, que pueden ser compatibles con un trauma o con una situación de victimización sexual”. También agregó que no encontró indicadores de fabulación en el relato de la joven.
La jueza Loscertales le dictó a Correa una condena de 6 años de prisión, a la vez que requirió la intervención de la delegación de la Zona Norte de la Subsecretaría de Niñez, Adolescencia y Familia del Ministerio de Desarrollo Social de La Pampa, para hacer un abordaje y seguimiento del caso.