Condenan a Bogetti y Orellana por el robo a Juan Carlos Bongianino

(General Pico) – La Justicia piquense condenó a Hugo Fabián Bogetti a un año de prisión de efectivo cumplimiento, y a Daniel Fernando Orellana a dos años de prisión en suspenso, tras determinar que fueron los autores del robo que sufrió Juan Carlos Bongianino en su domicilio, en la madrugada del 25 de mayo de 2012.
El perjudicado fue sorprendido en el interior de su vivienda por dos desconocidos, a quienes bajo amenaza les entregó una suma de dinero cercana a los 15 mil dólares y a las 20 mil pesos. Los autores del ilícito, previo a darse a la fuga ataron al hombre a la cama con cordones de zapatillas, y luego de varias horas fue encontrado por su hermana.
La investigación se facilitó a partir del hallazgo en la vivienda, de una mochila que contenía un recibo de sueldo a nombre de Orellana. El fallo se dio a conocer ayer a la mañana en la sala 1 de los tribunales piquenses.
El juez de audiencia Fabricio Losi, coordinó el debate oral y público que se desarrolló la semana anterior a la largo de una única jornada. El magistrado hizo lugar al pedido que planteó la fiscalía a cargo de Ivana Hernández, en los alegatos finales.

Condenas.
El juez condenó a Hugo Bogetti (47) a un año de prisión de efectivo cumplimiento, tras determinar que fue coautor del delito que robo simple, que prevé una pena máxima de seis años de prisión. El magistrado argumentó que pese a que el acusado arrastraba un antecedente condenatorio, no se lo considera reincidente, puesto que pasaron más de diez años entre este fallo y la sentencia que le dictó la Justicia santarroseña en 2003.
Losi además condenó Daniel Orellana (36), oriundo de la localidad bonaerense de Pablo Nogués, a dos años de prisión en suspenso tras encontrarlo culpable de los delitos de robo simple y de privación ilegítima de la libertad en concurso real. Además le impuso determinadas reglas de conducta, como la obligación de fijar residencia y la de abstenerse del consumo de alcohol y de estupefacientes.
El magistrado además ordenó que al perjudicado se le haga entrega del dinero que le fue secuestrado a los autores del robo.

Teléfonos.
El hecho que se investigó ocurrió durante la madrugada del 25 de mayo de 2012, cuando dos personas tras violentar un portón ingresaron al domicilio de Bongianino, ubicado en la calle 8 entre 13 y 15 de esta ciudad. En el interior de la vivienda, el perjudicado, bajo amenazas, hizo entrega del dinero y luego fue atado a la cama con cordones de zapatillas.
Además le pusieron una bufanda en la boca para que no pudiera pedir auxilio. El hombre permaneció atado de pies y manos durante varias horas, hasta que fue encontrado por su hermana.
Personal policial determinó que los nudos con los que ataron a Bongianino, son propios de los que se realizan en los trabajos en altura, como los que hacía Orellana, que se desempeñaba como antenista en una empresa de telecomunicaciones, donde conoció a Bogetti.
Los imputados, representados por el abogado piquense Armando Agüero, optaron por no prestar declaración a lo largo de todo el debate, y su defensor se pronunció en todo momento por la inocencia de sus defendidos.
A la largo de la única jornada en la que se desarrolló el debate, declararon los policías que participaron de la investigación, entre ellos el subcomisario José María Giordano, a cargo de la Brigada de Investigaciones, quien se refirió al hallazgo de la mochila que contenía documentación a nombre de Orellana, e indicó que se solicitó la colaboración de la dependencia de Vicente López.
También manifestó que personal de la empresa de telecomunicaciones constató que Orellana había trabajado en la firma, como antenista, y que también se había desempeñado Bogetti, en la función de un contratista.
El responsable de la brigada contó a partir de la apertura de los teléfonos celulares de los imputados, se determinó que habían establecido 129 comunicaciones en el lapso de un mes, una de las cuales el día del hecho, fue tomada por una antena de General Pico.
En el debate hermana de la víctima, Ariel Ariagno, quien le alquilaba al campo a Bongianino y que había sido cuñado de Bogetti, uno de los imputados.
El inquilino de establecimiento rural de la víctima manifestó que la hermana del damnificado iba a su casa todos los meses a cobrar el alquiler del establecimiento rural, y habló de la buena relación que mantiene con el hombre que fue pareja de su hermana.