Condenaron a perpetua a Marcelo Pérez

FEMICIDIO DE SONIA ALVARADO

(General Pico) – La Justicia piquense condenó ayer al mediodía, a Marcelo Pérez (50) a la pena de prisión perpetua por el femicidio de Sonia Alvarado, la mujer con la que mantuvo una relación de pareja y con la que tenía dos hijos en común.
El fallo fue dictado ayer por el tribunal colegiado que presidió el juez de audiencia Marcelo Pagano y que también integraron Carlos Pellegrino y Paola Loscertales. Las anteriores penas de prisión perpetua dictadas por la Justicia piquense, habían recaído contra Marcelo Tomaselli por el femicidio de Carla Figueroa y contra Juan José Janssen por la violación seguida de muerte de la niña Sofía Viale.
A la lectura de sentencia asistió cerca de una veintena de familiares y allegados de la víctima fatal del hecho de sangre acaecido durante la tarde del 22 de noviembre pasado en el interior de una vivienda del barrio Fonavi de la localidad de Trenel, quienes aprobaron el fallo dictado por el tribunal y posaron con imágenes de Sonia Alvarado.
El tribunal condenó a Pérez por las figuras de homicidio doblemente agravado por ser cometido contra la persona con quien ha mantenido una relación de pareja y por ser perpetrado por un hombre contra una mujer mediando violencia de género y desobediencia judicial además de lesiones leves agravadas por haber sido cometidas contra la persona con quien mantuvo una relación de pareja, amenazas simples y tenencia de arma de fuego.

Testigos y forenses.
El hecho se debatió la semana anterior a lo largo de cuatro audiencias durante las que declararon cerca de 30 testigos. Entre ellos, la hermana y el cuñado del imputado, la madre y la hermana de la víctima, los policías que participaron de la investigación, como el comisario Luis Cerna, a cargo de la dependencia policial trenelense, y los peritos forenses que practicaron distintas medidas de prueba como el médico Rubén Bochio, el psiquiatra Marcos Koncurat y el bioquímico Guillermo Liboa, quien develó que momentos después del hecho, el acusado tenía 2,34 gramos de alcohol en sangre.
Durante los alegatos finales las fiscales Ana Laura Ruffini e Ivana Hernández, solicitaron la imposición de una pena de prisión perpetua a Pérez, a partir de las pruebas incorporadas en el juicio.
El abogado querellante, Fernando David Guevara, adhirió al alegato fiscal, se refirió al consumo de alcohol por parte de Pérez, con el objeto de superar todo freno inhibitorio que le impidiera cometer el hecho a la vez que hizo hincapié en la falta de arrepentimiento de acusado, que incluso en el único momento en el que declaró en el juicio, negó haber golpeado a su mujer, negó que tuviera armas como así también, que la hubiera matado. También pidió que la prohibición de la responsabilidad parental para con sus hijos.
En este tramo del proceso, el defensor Ariel García intentó introducir la hipotética participación de una tercera persona que hubiera matado a Alvarado y herido gravemente a Pérez. Además alegó que su defendido de era zurdo y que la herida que le dio muerte a la mujer fue producida por una persona diestra. También se refirió a la importante ingesta de alcohol de parte del imputado, de la que dijo que lo habría dejado en un estado de inconsciencia, imposibilitándolo de causarle la muerte a su mujer.
Durante el inicio del proceso el defensor había anticipado que pediría la nulidad del proceso tras entender que los procedimientos policiales no se habían ajustado a la norma, a la vez que había recusado a la fiscal Ruffini, solicitando que se la apartara de la investigación. Sin embargo este pedido fue rechazado por el tribunal.

Violencia previa.
Pérez fue condenado por la Justicia piquense, por dos hechos. El primero de ellos ocurrió el 20 de septiembre del año anterior, cuando en el interior de la misma vivienda en la que ocurrió el hecho de sangre, el imputado intentó obligar a Alvarado a mantener relaciones sexuales, y ante la negativa de la mujer, le dio un golpe en la cara que le provocó lesiones leves que fueron certificadas por personal médico. Dos meses después, durante la tarde del 22 de noviembre, el femicida violó una restricción de acercamiento y se llegó hasta la casa en la que vivía Alvarado, con quien se había comunicado horas antes y le había insistido en concretar un encuentro.
En el interior de la vivienda le provocó la muerte a la mujer tras provocarle un corte profundo en el cuello, por el que murió desangrada en pocos minutos. Luego de ello intentó quitarse la vida al clavarse un elemento punzante a la altura de la garganta. Por esto fue trasladado de urgencia al Hospital Gobernador Centeno de General Pico, donde luego de haber estado internado en grave estado, logró recuperarse y fue dado de alta dos semanas tarde. El mismo día que recibió el alta médica se le formalizó la Investigación Fiscal Preparatoria en los tribunales piquenses y se le dictó la prisión preventiva.

“Que nos niegue, es de caradura”
Una vez finalizada la lectura de sentencia en los tribunales piquenses, los familiares de la víctima aprobaron con aplausos el fallo del tribunal y se mostraron emocionados con la finalización de este proceso judicial. Yolanda Pérez, madre de la víctima, se abrazó con Luz Alvarado (su otra hija) y con demás familiares que la acompañaron durante la jornada.
Al ser consultada la mujer manifestó que durante varios tramos del proceso sintió impotencia “en muchas oportunidades”, sobre todo cuando la defensa se refirió a la hipótesis de la participación de una tercera persona, a través de la cual intentaba desvincular la participación del femicida en el hecho investigado.
“Como madre sabía lo que mi hija estaba viviendo y lo que hacía. Que nos niegue en nuestra propia cara es de caradura”, dijo Yolanda Pérez.
Además, indicó que este fallo “me hace creer en la Justicia”, tanto por su hija como por las demás mujeres. Agregó que sus nietos, (los hijos de Sonia), están a su resguardo mientras espera que en el fuero civil se resuelva el otorgamiento de la guarda definitiva.
“Los nenes están conmigo y van a estar siempre conmigo. Los nenes están bien”, mencionó.
Los familiares de Alvarado, durante la jornada de ayer estuvieron acompañadas por integrantes del grupo feminista “Descosiendo miedos”, que se gestó en Trenel a partir del gravísimo hecho de sangre que conmocionó a la localidad.