Condenaron a tres jóvenes

ROBO A UNA HELADERIA EN TOAY

La jueza de control María Florencia Maza condenó ayer a los tres jóvenes que en abril asaltaron a mano armada una heladería del centro de Toay. Uno de los asaltantes deberá cumplir tres años de prisión efectiva por tener antecedentes de un robo similar; los otros dos recibieron condenas en suspenso.
Las condenas que dispuso Maza recayeron sobre David Omar González, Juan Manuel Soruco y Lucas Andrés López Lago, quienes fueron encontrados como coautores, materiales y penalmente responsables del delito de robo doblemente calificado por el uso de arma de fuego y por haber sido cometido en poblado y en banda, por un hecho ocurrido el 18 de abril de este año en perjuicio de la heladería Grido, ubicada en Toay. La aptitud para el disparo del arma usada no fue acreditada.
González, de oficio albañil, de 27 años, y con antecedentes penales, recibió tres años de prisión de cumplimiento efectivo y se le revocó el beneficio de la libertad condicional otorgado en una causa, también por robo calificado por el uso de arma de fuego, que se resolvió en abril de 2014. En aquel caso le dieron tres años y seis meses de prisión pero, por haber sido en grado de tentativa, recibió ese beneficio. Por las dos causas, se le aplicó una condena unificada de cinco años y seis meses de prisión.
Soruco, 19, desocupado, y López Lago, 25, estudiante, fueron condenados a tres años en suspenso y se les fijaron las siguientes reglas de conducta durante dos años: establecer domicilio, del que no podrán ausentarse sin autorización judicial, someterse al cuidado y contralor del Ente de Políticas Socializadoras; y abstenerse de entrar en contacto con una empleada del comercio y de acercarse a menos de 200 metros de la heladería.
El juicio abreviado fue acordado entre el fiscal Carlos Ordas, los defensores oficiales Mariel Annecchini y Juan Hermúa y el defensor particular Juan Manuel Díaz y los tres imputados, quienes admitieron la autoría del hecho. La damnificada también prestó su conformidad con el acuerdo y pidió que ninguno de los acusados se acerque más al local.

El hecho.
El 18 de abril, a las 0.20, González y Soruco ingresaron a la heladería Grido, ubicada sobre avenida 9 de Julio, en Toay. Llegaron hasta allí trasladados por López Lago en un Ford Fiesta negro que los aguardó a metros del lugar. Esgrimiendo armas de fuego le sustrajeron a la empleada la suma de 2.000 pesos y luego escaparon en el Fiesta.
Maza dijo que la conducta de los imputados quedó encuadrada en el robo doblemente calificado por cuanto “previo ejercer violencia contra la damnificada, amedrentándola con armas de fuego, se apoderaron de dinero ajeno, con pleno conocimiento de esa circunstancia, sacándolo fuera de la esfera de custodia de su legítimo propietario y pudiendo ejercer sobre los mismos actos de disposición”.
En el caso de López Lago, la jueza Maza consideró que “si bien el tercer imputado (López Lago) no ingresó a la heladería, ni apuntó con un arma a la empleada para desapoderarla del dinero, su acción fue sustancial para la concreción del hecho (…), en un supuesto de repartición de roles, pero con un objetivo común cuál era el apoderamiento de dinero ajeno”.