Condenaron a Juan Obregón

(General Pico) – El abogado defensor, Julio Ballari, adelantó ayer que apelará el fallo ante el Tribunal de Impugnación provincial, por considerar que la pena que recibió Obregón “se asemeja mucho a la del homicidio simple”.
La Cámara del Crimen de General Pico condenó ayer a Juan José Obregón (23), a la pena de seis años de reclusión, accesorias legales y costas, por la muerte de Aldo Livio Carripi, un delito que calificaron como “homicidio preterintencional” pero que unificaron con el de “robo simple”, donde también lo encontraron culpable.
La condena, dictada con la unanimidad de los jueces piquenses, fue leída en el mediodía de ayer por el prosecretario de Cámara, Sabino Álvarez, ante el imputado, una hermana y el abogado defensor Julio Ballari.

Apelación.
Tras escuchar la lectura, el defensor del condenado adelantó ayer que apelará el fallo ante el Tribunal de Impugnación provincial, por considerar que la pena que recibió Obregón “se asemeja mucho a la del homicidio simple. Es una exageración”, dijo Ballari.
Es que el fiscal Carlos Salinas, que aceptó calificar el hecho como “homicidio preterintencional”, había solicitado una pena de tres años, aunque el querellante particular, Carlos Federico Pellegrino -en representación de la familia de Carripi- había pedido una condena de ocho años.
El defensor Ballari adhirió a la postura del fiscal, pero pidió que se le diera por conmutada la pena tras solicitar que se le aplique el mínimo por “homicidio preterintencional”, es decir, un año, y la absolución por el caso de robo, al recordar, además, que Obregón no tiene antecedentes.
Según trascendió, el primer voto de los camaristas correspondió a la jueza subrogante Alicia Dahir, con la adhesión de Alfredo Alonso y Tomás Mustapich.

“Exagerada”.
En diálogo con la prensa presente en los tribunales, Julio Ballari opinó que la condena recibida por su defendido “es realmente exagerada, porque este joven no tiene antecedentes. No sé por qué motivo se ha dictado una pena semejante, que se aproxima muchísimo a la de homicidio simple. El máximo por homicidio preterintencional son tres años de prisión -recordó-. Le dieron otros tres años por un robo simple”.
“Voy a presentar un recurso ante el Tribunal de Impugnación”, adelantó ante la consulta efectuada por LA ARENA.
Otras fuentes aclararon que la pena de reclusión -por sobre la de prisión- implica que el condenado no podrá gozar de algunos beneficios propios del régimen carcelario.