Conflicto judicial por la compra de terrenos en forma irregular

(Winifreda) – Los concejales justicialistas de Winifreda sostuvieron que la municipalidad obtuvo “de manera irregular” tres terrenos ubicados en España y 25 de Mayo motivo por el cual desaprueban un convenio conciliatorio que dejaría sin efecto una denuncia penal, que la vecina María khun de González entabló en 2009 contra la ex intendenta Berta Herlein y la ex secretaria tesorera Graciela Berg y otra demanda civil contra el municipio local.
La pobladora reclama judicialmente la restitución de esas parcelas. Ese acuerdo necesitaba cuatro votos para que tenga validez legal, pero los tres ediles del Frepam le dieron el visto bueno mientras que sus pares opositores lo rechazaron.
El convenio establece que el municipio debe devolverle dos terrenos escriturados y completamente libres de deudas comunales y alumbrado público, de los tres que obtuvo mediante una prescripción administrativa, a la supuesta heredera de esas propiedades, a cambio de que ésta desista de continuar con las acciones judiciales y levante una medida cautelar que paralizó la construcción de una vivienda Provincia y Municipio (PyM) sobre el terreno restante, que quedaría definitivamente para la comuna.
La concejala y abogada Celia Assel (PJ) cuestionó el procedimiento administrativo utilizado por el Ejecutivo para declararse como titular de esas tierras. “El régimen legal que establece las prescripciones administrativas a favor de los estados municipal o provincial no pierde su carácter excepcional”, explicó.
“De los antecedentes incorporados al expediente con relación a la existencia de la posesión municipal sobre las parcelas a prescribir comprobamos que no existen pruebas concretas en cuanto a la acreditación del lapso de la posesión veinteañal”, señaló.
“En las actuaciones no surge una fecha precisa sino que se remite a la fecha de cesación de pagos de las tasas municipales en los terrenos en litigio pero el último pago (efectuado por la supuesta heredera) fue 15 años antes de que se iniciaran las actuaciones administrativas, es decir, no pasaron los 20 años”, agregó.

“Sin control”.
El municipio, además, “nunca se comportó como dueño de esas parcelas, es decir, no ejerció en forma pública, pacífica e ininterrumpida actos posesorios, por ejemplo, haber hecho el cerramiento del terreno, plantar árboles, solicitar la instalación de un medidor, la realización de planos, todo eso en el momento en que se declara el inicio de la posesión”, sostuvo.
Consultada cómo fue posible que el municipio haya podido escriturar esos terrenos a su nombre en 2007, respondió que eso sucedió porque “no hubo nadie que lo controlara. Se presentó el listado de la deuda por servicios, dos testigos que declararon que el municipio poseyó más la firma de la ex intendenta y su secretaria tesorera avalando dicho acto administrativo que no tiene contralor. Mediante esta metodología, para nosotros irregular, se obtuvieron muchos terrenos en la localidad”.
En el caso de los terrenos en conflicto los testigos presentados por el Ejecutivo fueron un ex concejal del Frepam y una empleada administrativa contratada. Según Assel, en estos casos los testigos tienen que ser empleados de planta permanente con varios años de antigüedad.

“Falta de ética”
La edila Celia Assel reveló que el año pasado el Ejecutivo solicitó autorización al Concejo Deliberante para vender un terreno ubicado en 9 de Julio y Urquiza, que fue obtenido mediante una prescripción administrativa durante la gestión de la ex intendenta Berta Herlein. “Tampoco le dimos el visto bueno porque no tenemos pruebas que el municipio haya ejercido actos posesorios durante 20 años. Además, no es ético que la comuna obtenga terrenos mediante esta metodología para después lucrar económicamente. Debe darles una utilidad pública”, finalizó.