Cooperativa de General Acha cesanteó a dos empleados

LA COSEGA ADUCE QUE FUERON POR CAUSAS JUSTIFICADAS

Los dos empleados despedidos pertenecían a diferentes sectores de la entidad. Uno desarmaba el reloj de control horario para fichar su ingreso con puntualidad, y la que trabajaba en la Farmacia Social central, otorgó un medicamento de manera errónea.
La Cooperativa de Servicios Públicos de esta ciudad (Cosega) despidió a dos empleados que se desempeñaban en distintos sectores. En ambos casos, la decisión fue adoptada por causas que así lo justificaban. Los trabajadores tenían unos siete años aproximadamente de antigüedad.
Las fuentes consultadas por esta corresponsalía indicaron que una de las cesantías se produjo en la Farmacia Social central -ubicada en la esquina de calles Campos y Charlone-, donde la ex empleada expendió a un vecino un medicamento en forma errónea a lo recetado por el médico.
Se trata de una conducta de gravedad, debido a que el hombre debió recibir asistencia en el centro asistencial Padre Buodo porque tomó un medicamento que no debía. Supuestamente, llegó a la guardia del hospital con un pico de presión.
Posteriormente el asociado adujo que el motivo de su descompensación fue que en la farmacia le vendieron un medicamento en forma equivocada. Una vez que personal de Cosega se contactó con el socio, éste le indicó cual había sido el empleado que le dio el remedio.

Antecedente.
Asimismo se informó que el Consejo de Administración que preside Juan Matías Maissonave, adoptará algunas medidas tendientes a lograr que este tipo de hechos no vuelvan a registrarse. Es que hace un tiempo atrás, hubo un caso similar con otra empleada que también debió ser despedida. El problema radica en que ante una eventual demanda civil, el responsable es la propia cooperativa. “Este tipo de situaciones se han dado en la Farmacia principal, no así en los botiquines que funcionan en diferentes localidades interconectadas”, aclararon.
Por ese motivo se trabajará próximamente en mejorar estas cuestiones, además se prevé intensificar en el dictado de capacitaciones destinadas particularmente al personal que cumple funciones en la Farmacia Social. No obstante, en breve se prevé la incorporación de una farmacéutica más.

Reloj.
Mientras que el otro despido se produjo en la parte del servicio de agua potable. En esta oportunidad, el operario fue cesanteado porque se comprobó que desarmaba el reloj que se utiliza para registrar el horario de ingreso y egreso del personal. “Tenía un vicio que consistía en desarmar el reloj, lo atrasaba para fichar a horario, y luego lo volvía a armar. Hace tiempo que lo venía haciendo”, dijeron las fuentes consultadas.
El ex trabajador ya arrastraba en su legajo diferentes suspensiones y llamados de atención, por lo que una vez que se constató lo que hacía, se adoptó la determinación de echarlo con causa. En algún momento, el hombre también se desempeñó como delegado de la Uocra, el gremio que nuclea a los obreros de la construcción del país.

Compartir