Costoya niega amenazas contra empleados del TdeC

(General Acha) – Manuel María Costoya, presidente de la Comisión de Fomento de Unanue, se presentó espontáneamente ayer por la mañana ante la Oficina Unica del Ministerio Público Fiscal de General Acha, a los fines de prestar declaración en carácter de imputado en relación a la investigación iniciada en su contra, por presuntas amenazas con arma de fuego en perjuicio de personal del Tribunal de Cuentas de la provincia.
El jefe comunal recibió asistencia técnica del defensor oficial ad-hoc Javier Bassa, y con posterioridad hizo su descargo ante el fiscal que interviene en la causa, Juan Bautista Méndez. Negó haber amenazado a los empleados enviados por el Tribunal de Cuentas; como así también, que tuviese arma de fuego, informó la Oficina de Prensa del Ministerio Público Fiscal.

Allanamientos.
Asimismo se puso en conocimiento que los allanamientos que efectivos policiales realizaron, bajo la supervisión y dirección del fiscal Méndez, arrojaron resultados negativos porque no se secuestró el arma de fuego descripta por los empleados del Tribunal de Cuentas de la provincia.
Los procedimientos se llevaron a cabo el sábado pasado -a la tarde- en instalaciones de la Comisión de Fomento de ese pueblo, al igual que en el campo en el que Manuel Costoya (51 años) vive y se encuentra cercano a esa localidad. Los allanamientos fueron peticionados por el fiscal Méndez, y concedidos por el Juez de Control de esta ciudad Alvaro José Reyes.
La misma fuente oficial señaló que la investigación se encuentra en plena etapa investigativa, por lo que seguramente se dispondrán más medidas tendientes a reunir evidencias que enriquezcan la causa, pero a los fines de no entorpecer el trabajo de la fiscalía, no se dieron a conocer.
El funcionario imputado prestó declaración en la causa que se inició en su contra, a raíz de la presentación judicial que el presidente del Tribunal de Cuentas, José Sappa, realizó ante la Fiscalía de turno de la capital pampeana, junto a los dos denunciantes.

Acusación.
Se lo acusa de haber manifestado a un empleado del TdeC que parecía que tenían algo en su contra, más específicamente su jefe inmediato, debido a las reiteradas intimaciones que le efectuaban desde el organismo provincial.
En ese momento, Costoya habría extraído del cajón de su escritorio (de la comuna) un arma de fuego -tipo revólver-, que apoyó arriba del mueble, y aunque no le apuntó, le habría dicho que había una cuestión personal contra él, por lo que haría justicia por sus propios medios.
El hecho habría ocurrido el 29 de agosto de este año, aproximadamente a las 9, cuando personal del Tribunal de Cuentas procuraba verificar las cuentas de las arcas de la Comisión de Fomento que Manuel Costoya administra.