Creciente asistencia al merendero del Ranqueles

FAMILIA PIQUENSE BRINDA MERIENDA Y CONTENCION A 50 NIÑOS

El sitio que brinda una copa de leche con facturas comenzó a funcionar hace tres meses en un descampado del Barrio Ranqueles, hasta que una vecina les ofreció el garaje de su casa. Los responsables indicaron que más de la mitad de los chicos tienen evidentes necesidades.
El merendero “Todo Corazón” que funciona desde hace tres meses en el sector del Barrio Indios Ranqueles de esta ciudad, todas las tardes domingueras contiene a medio centenar de niños, a quienes les brinda un espacio de recreación y una copa de leche con facturas. Los responsables de esta iniciativa indicaron que buscan a futuro conseguir un lugar propio y que no pretenden vincularse con sectores políticos para seguir adelante.
Ezequiel, Mario y Miqueas Palmero, tres jóvenes con vocación de servicio, tenían la intención de crear una escuelita de fútbol, en la cual darle contención a los chicos del barrio. Luego de intercambiar ideas y de pensar en distintas alternativas, se decidieron a armar un merendero.
Los responsables de este proyecto viven en el populoso barrio piquense, donde palpan en el acontecer cotidiano las importantes carencias que tienen varias familias. Ezequiel también vio estas necesidades en los más chicos, en su trabajo habitual al frente de la murga del barrio.
“Todo Corazón” comenzó a funcionar un domingo a mediados de junio, en un descampado de las calles 35 y 36, donde se acercó casi una treintena de niños. Con el correr de las semanas la asistencia creció y una vecina del lugar les facilitó el garaje de su vivienda, en la calle 35 bis entre 36 y 38, donde poder servir la merienda.
Mario Palmero, en diálogo con LA ARENA, manifestó que en la actualidad concurren al merendero cerca de 50 niños del barrio todos los domingos, algunos de los cuales tienen más necesidades que otros.

Cada vez más.
Palmero expresó que se inició con “con 27 ó 30 chicos y se sumaron al menos 20”. También dijo que poco menos de la mitad de los asistentes van “peinados y bien vestidos”, y que en el resto “se notan que tienen muchas necesidades en lo higiénico, en cuanto al abrigo y con muchos problemas familiares”.
Además de propiciarle un espacio de recreación y un vaso de leche con facturas, el merendero dispone de un ropero a través del cual les entregan ropa a los niños, para ellos y para sus familias. Como una forma de acortar la semana y hacer más fluido el acercamiento con los pequeños, los miércoles ofrecen un taller de folclore y bachata, al que asisten cerca de 20 nenas y repiten la copa de leche. Además tienen la intención de incorporar otros talleres en los próximos meses.
Palmero dijo que la asistencia al merendero “viene en aumento” y destacó la colaboración que prestan los vecinos del barrio. “Se sumó gente del barrio y de otros lados a colaborar. Tratamos de no concurrir a ningún lugar político. No estamos preparados para darles el almuerzo, se les da una merienda, una copa de leche y facturas, y vamos a buscar un lugar propio, un garaje amplio”, expresó.

Colaboraciones.
Entre las colaboraciones destacó la que brindan algunas panaderías que donan docenas de facturas, la de algunos kioscos cercanos al merendero, y también la que acercaron los representantes del gremio de Camioneros.
Los responsables del merendero sostuvieron que pretenden hacer un acompañamiento de los niños y que les inculcan el cumplimiento de sus tareas escolares, y en este sentido, buscan conseguir útiles para donarles a las familias.
Por último Palmero destacó que nunca quisieron concurrir al municipio para solicitar ayuda, y que no quieren que la iniciativa se “contamine” con intenciones políticas. “Si vienen con cosas y con buenas ideas para los chicos, bienvenidos sean. Pero si vienen a robarnos las ideas o a ningunearnos, no”, finalizó.

Compartir