Creció la planta permanente de la comuna

(Winifreda) – La intendenta de Winifreda, Marta Berg, incorporó a la empleada administrativa Norma Fernández a la planta permanente de la municipalidad, que ahora se elevó a 50 empleados cuando a principios de año tenía 46. Fernández se desempeña en el área de Acción Social del municipio desde 2004 y llegó a esa dependencia de la mano de la ex intendenta Berta Herlein. “Ella siempre hizo muy bien su trabajo y estaba bajo un contrato laboral no estipulado más la obra social y jubilación. Pensamos que era conveniente pasarla a planta para que tuviera las condiciones laborales que realmente se merecía”, dijo Berg para defender este nombramiento. “Ella ingresó con una de las categorías más bajas, la 16”, acotó.
Hace unos meses, la actual jefa comunal decidió darles estabilidad laboral a tres funcionarios: los privilegiados fueron el hijo de Herlein y actual secretario de Producción, Leandro Calvo; el ex concejal del Frepam y actual capataz general, Hugo Ahumada, y el jefe de taller y maquinarias, Gustavo Ojeda.
Los tres ocuparon cargos públicos durante la gestión de Herlein y su sucesora decidió mantenerlos en su gabinete y los pasó a la planta fija de la administración pública con las categorías laborales más bajas del escalafón municipal, aunque cobran un adicional por mayores responsabilidades.

Compromiso.
Berg reconoció que avaló estas incorporaciones para cumplir con un “compromiso político” que había asumido con su antecesora del mismo signo partidario durante la campaña electoral del año pasado.
“Los empleados son prioridad y siempre cobran en término incluso con los aumentos dispuestos por el gobierno provincial y el aguinaldo. Los funcionarios que pasaron a planta consiguieron estabilidad pero sus sueldos se redujeron. Eso nos permitió pagar en término las remuneraciones de funcionarios y concejales”, señaló. “Sólo a algunos les adeudamos marzo y abril y ya tomamos el compromiso de cumplimentar esos pagos en lo posible antes de fin de año”, agregó.
La intendenta efectuó estas declaraciones luego de entregar ropa de trabajo (camisa y pantalón) a 38 empleados de planta y contratados que brindan servicios de calle. La indumentaria fue comprada a una empresa de Santa Rosa a la cual se le adquirió un contenedor de pilas y cestos para la basura.