“Cruzada Solidaria” en el norte

GRUPO DE PAMPEANOS Y BONAERENSES VIAJAN AL IMPENETRABLE CHAQUEÑO

Un contingente de personas de La Pampa y Buenos Aires viajarán en los próximos días a una zona entre Chaco y Formosa. Trasladarán donaciones y colaborarán con la reparación de una escuela rural.
Medio centenar de pampeanos y bonaerenses realizarán una “Cruzada Solidaria” para trasladar donaciones y realizar trabajos de reparación en una escuela rural ubicada en el límite entre las provincias de Chaco y Formosa.
“Todos los viajes se suman personas, y este año seremos entre 50 y 60 los que viajaremos, para estar dos o tres días en las escuelas de La Salvación y La Cañada en Ñatuya y Colonia Dora que están a más de 1.400 kilómetros de acá”, relataron Roberto Miranda y Antonella Sgala.
Un grupo de participantes ya realizó -días atrás- un viaje “de logística”, para conocer la zona. “Iremos a una parte del río Bermejito, en Nueva Pompeya, que no la conocemos. Iremos ahí porque está en peores condiciones que los sitios donde viajamos anteriormente, y está en el
límite entre Chaco y Formosa”, relataron.
El contingente estará compuesto por bomberos voluntarios bonaerenses de las localidades de Dorrego, Coronel Suárez, Corina, Pirovano y Sierra de la Ventana, en otras comunidades; y desde Eduardo Castex se sumará la otra parte del grupo. “Esto empezó con un grupo de amigos que son bomberos voluntarios de Coronel Suarez y Sierra de la Ventana, y el primer viaje fue -en 2008- a la zona límite entre Chaco y Santiago del Estero, y después como me vine para acá armamos un grupo de La Pampa”, relató Miranda.
La Cruzada Solidaria partirá el viernes 17. “Nosotros no vamos por lástima, es un compromiso porque por más que llevemos poco o no llevemos nada, en esta fecha la gente de allá ya nos están esperando”, explicaron.

Trabajos solidarios.
Los integrantes de la Cruzada Solidaria el año pasado realizaron una perforación de agua en una escuela rural, que este año tratarán de mejorar porque no quedó en “optimas condiciones” porque les faltaron materiales.
“El año pasado acomodamos una escuela que estaba muy venida abajo en la zona entre Monte Quemado y Nueva Pompeya, que está en el Impenetrable (Chaqueño) donde es todo monte donde no hay nada de nada. Ahí se hicieron pinturas, los baños, termo de agua caliente y cocina, camas, se hizo una placita y una quinta”, detallaron.
“Esa es una escuela que estuvo durante muchos años abandonada, no tenían asistencia de nada. Allá tienen una realidad totalmente distinta a la nuestra. Esos chicos prácticamente no se bañaban en la escuela, porque no tenían agua caliente. Usaban ollas para bañarse. Pusimos un termotanque a leña, y nos bañábamos todos, éramos cincuenta nosotros, más los maestros y los alumnos”, relataron.
Y ejemplificaron la situación manifestando: “el maestro hace todos los días 200 kilómetros
en una moto 110 cc por el monto, y el día que llegamos nosotros no venía, llegó al otro día porque pinchó un neumático, lo encontraron para llevarlo a la gomería y estuvo un día en el monte”.

“No hay nada”.
“Sabemos que no cambiaremos esa realidad, pero aportamos un granito de arena y les demostramos que hay gente que se acuerda y se preocupa por ellos. En este viaje el trabajo más importante se hará en el límite entre Chaco y Formosa”, indicó Sgala.
La joven nutricionista castense solamente participó de esta experiencia el año pasado. Y recordó la experiencia explicando que inicialmente “los primeros tres días no entendía que estaba haciendo ahí, porque no hay nada. No hay atención primaria de la salud, no hay nada. Y cuando volví entendí que el primer impulso fue personal, y después me di cuenta que
estaba por ellos. Porque fui haciendo un vinculo con la gente de ahí, y la experiencia es renovadora”.
“Cuando volvés valorás que en tu casa tenés calor, agua que es fundamental y a veces no te das cuenta, y aprendés a valorar mucho más lo que tenes en tu ámbito”, concluyó.