Cuestionamientos al accionar policial

GENERAL PICO: LA DETENCION DE DOS ESTUDIANTES UNIVERSITARIOS SIGUE EN INVESTIGACION

Son miles los jóvenes universitarios que viven y cursan sus materias en el sector cercano a la detención de los dos estudiantes de veterinarias detenidos el 29 de abril por un supuesto intento de robo. La comunidad universitaria apoyó a los alumnos, aprehendidos y maltratados, y cuestionó el sentido de seguridad de las fuerzas policiales.
La comunidad universitaria significa para esta ciudad unos 2.974 jóvenes, según las estadísticas del Programa de Desarrollo Institucional de la UNLPam, que se concentran en la misma zona de la ciudad. El procedimiento policial y la detención de dos alumnos de la Facultad de Veterinarias, incomunicados y supuestamente maltratados por 15 horas, pusieron en evidencia la necesidad de un accionar policial que considere esta realidad de gran concentración de estudiantes.
A la llegada de jóvenes de diferentes localidades pampeanas y de otras provincias se suman aquellos que son locales, pero entre todos suman un gran cúmulo de personas que transitan cada día en las inmediaciones del los barrios ubicados en el sector oeste de la ciudad.
Es en ese punto donde están las tres facultades, de Ciencias Veterinarias, Ingeniería y Ciencias Humanas, también el rectorado, la biblioteca, el comedor e incluso las residencias universitarias. Dentro de la jurisdicción de la Comisaría Tercera, que hizo el procedimiento de detención, quedan incluidas todas esas sedes de la UNLPam. También están en el mismo sector, entre los barrios Malvinas, San Etelvino, Julio A. Roca y Empleados de Comercio, la mayor concentración de departamentos y complejos de alquiler para los universitarios.
Una fuente universitaria dijo ayer a este diario que no hay avances en el caso de los jóvenes detenidos, pero que los estudiantes quedaron con miedo. Y aseguró que nunca hubo un acercamiento con la policía de la provincia teniendo en cuenta las necesidades de seguridad y la forma de trabajar que sería más adecuada en una zona universitaria. Porque se trata, en su mayoría, de jóvenes sin antecedentes y que en muchos casos vienen a estudiar sin una contención familiar local.

Apoyo social.
A través de las redes sociales y por los medios de comunicación fueron muchas las voces individuales, e incluso agrupaciones, que manifestaron su apoyo a los jóvenes detenidos y cuestionaron el accionar de las fuerzas de seguridad.
El testimonio de los jóvenes Williams Lucero y Federico Retamal, alumnos de tercer año de la carrera de medicina veterinaria, dio a conocer que estaban estudiando en un departamento del barrio Julio A. Roca pero interrumpieron sus deberes a las 8.30 del pasado 29 de abril para ir a comprar unas facturas. En la calle 114, después de salir de la peatonal Vinter, fueron detenidos por un grupo de policías que estaba buscando a dos sospechosos de un intento de robo sucedido en la zona.
Los universitarios aseguraron que no se resistieron pero igual fueron golpeados por los agentes y detenidos por 15 horas. Cuando recuperaron la libertad, y con el apoyo de autoridades de la UNLPam, denunciaron en la Justicia apremios y vejaciones.
La investigación comenzó y un desfile de agentes de la Comisaría Tercera estuvo en tribunales prestando testimonio pero hasta el momento no hay ningún agente demorado. Y tampoco se pudo confirmar qué ocurrió con el intento de robo que ocasionó la aprehensión.