Declaran emergencia económica en dieciséis departamentos pampeanos

(Eduardo Castex) – El recinto legislativo declaró “zona de desastre y emergencia económica y social” a buena parte de La Pampa, afectada por la falta de lluvias. Regiones de Chaco, Santa Fe y Río Negro también fueron declaradas en emergencia.
La Cámara de Diputados de la Nación declaró ayer zona de “desastre y emergencia económica y social” a dieciséis departamentos pampeanos durante un plazo de 180 días y el Poder Ejecutivo Nacional (PEN) lo podrá prorrogar por igual plazo. La iniciativa impulsada por la legisladora nacional Adriana García establece que el PEN destinará una partida (económica) especial para afrontar “las acciones de asistencia y reconstrucción productiva de las económicas afectadas por la sequía” en las zonas pampeanas.
Este proyecto, presentado el 23 de abril, fue tratado ayer en la cámara baja y fue aprobado por unanimidad por los legisladores nacionales presentes en el recinto deliberativo. La iniciativa incluye los departamentos de Rancul, Conhelo, Capital, Toay, Atreucó, Guatraché y Hucal; también están comprendidos Caleu Caleu, Lihuel Calel, Utracán, Loventué, Chalileo, Chical-Có, Puelén, Limay Mahuida y Curacó.
La legislación encomienda al PEN la ampliación de fondos económicos destinados para la cobertura de planes sociales durante el periodo temporal de la declaración de “zona de desastre y emergencia económica y social” en el ámbito geográfico que abarca la normativa, pero también solicita que se adopten medidas que “tiendan a preservar y restablecer las relaciones de producción y empleo”.
El proyecto, además, faculta al PEN para que por intermedio del Banco de la Nación Argentina se adopten medidas especiales para la refinanciación de las obligaciones de los productores afectados. Y también lo faculta para instrumentar regímenes especiales de pago “por parte de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSES) que contemple expresamente a los contribuyentes afectados” en los citados departamentos pampeanos.

“Crítica situación”.
La diputada nacional Adriana García fundamentó este proyecto destacando “el terrible perjuicio socioeconómico” que provoca el fenómeno climático de sequía que afecta actualmente a los dieciséis departamentos pampeanos. “Los registros de precipitaciones indican que en lo que va de este año las mismas se han visto disminuidas drásticamente en un noventa por ciento respecto de los milimetrajes históricos para estas zonas”, dijo.
“Existen datos pluviométricos -destacó García- del gobierno de La Pampa y del INTA que demuestran el período de escasez de agua que está afectando críticamente la mayor parte de la superficie de la provincia y pronostica que se agudizará en los próximos meses”.
La ex intendenta de Winifreda resaltó que el territorio pampeano está sufriendo los efectos de un largo déficit hídrico desde 2002 a la fecha. Y los resultados directos de la sequía están produciendo múltiples consecuencias negativas para la producción agrícola en general y ganadera en particular”.
Según García, en La Pampa se está presenciando un dramático cuadro de falta de pasturas naturales e implantadas con la consecuente mortandad de vacunos”. “Se compromete así muy seriamente la economía regional de la provincia, porque la actividad agropecuaria en La Pampa es la principal fuente de generación de empleo y actividad económica en los pueblos del interior porque el deterioro de las economías regionales provoca el consecuente éxodo hacia centros urbanos más importantes de los habitantes de las poblaciones más pequeñas”, terminó García.