Dejan sin efecto clausura a un boliche por irregular

GENERAL PICO: BOCHORNOSO ACCIONAR DE UNA FUNCIONARIA DE TIERNO

Una funcionaria del Ministerio de Seguridad de la provincia -a cargo de Juan Carlos Tierno-, durante la madrugada del domingo clausuró de manera incorrecta y sin tener en cuenta las ordenanzas piquenses, el local bailable Ciriaco que es propiedad del empresario gastronómico Martín Balsa. El Tribunal de Faltas de la comuna, a cargo de Gerardo Rossi Ferrari, el lunes levantó la clausura y archivó el expediente. En la nota se expresa que “analizada el acta obrante, no surge comisión de falta a la normativa vigente”.
El empresario damnificado, uno de los máximos referentes locales del kirchnerismo, dio detalles del erróneo procedimiento de clausura que se llevó a cabo contra su tradicional local nocturno, y se refirió a la prepotencia con la cual se manejó la funcionaria provincial Andrea Portillo, de quien dijo que quería llevarse una clausura de esta ciudad, a modo de “trofeo”.
“El domingo a la madrugada primero estuvo la gente de Tierno intentando clausurar Plan B y Bendito Pub. En ese caso estaban los inspectores municipales que no aceptaron clausurarlos porque estaba mal la infracción que ella (Portillo) quería utilizar para clausurar. Entonces emprendió hacia Ciriaco y no llevó a los inspectores municipales diciendo que acá eran todos amigos y que no querían clausurar”, indicó Balsa.
El empresario agregó: “Dijo que no se podía vender alcohol más tarde de las 5, y eso habla en primera medida de un total desconocimiento de la ordenanza municipal que en ningún momento habla de un horario tope para vender alcohol, sí habla de un horario de cierre, y después todo lo que siguió a eso estuvo mal hecho, porque se hizo con un acta de contravención de la policía y colocaron la faja sin haber hecho el acta de clausura, demostrando autoritarismo como viene demostrando Tierno desde que asumió”.

Acta incorrecta.
Las falencias del procedimiento, según Balsa, quedaron plasmadas en el acta de clausura la cual la funcionaria realizó de forma incorrecta e incompleta, pese a que los efectivos policiales le advirtieron que no estaban las condiciones dadas para imponer la clausura.
Balsa dijo que Portillo tenía “la decisión de clausurar algún lugar, de llevarse un trofeo, un boliche clausurado de Pico” y dijo que la funcionaria se manejó con “una impunidad total” y llevó a cabo “un procedimiento como se le ocurrió a ella agarrándose de una ordenanza de Santa Rosa, donde hay tope hasta las 5 para la venta de alcohol”.
“Por lo menos si va a venir, que lea la ordenanza, que vaya con los inspectores municipales que sí saben cómo es la norma, pero como ya le habían dicho que no podía clausurar y la decisión de ella era clausurar, se fue sin los inspectores municipales para lograr su cometido y lo logró”, se quejó el entrevistado.

Clausura archivada.
Tras haber logrado levantar una clausura que no estuvo fundamentada y realizada de manera correcta, el damnificado sostuvo que el ministro de Seguridad ataca las cuestiones de nocturnidad para lograr un “efecto mediático”, pero que no se ocupa de resolver otras cuestiones más graves.
“Emprenden contra la nocturnidad porque les genera un efecto mediático que los pone como que se están ocupando de las cosas, y en realidad no sabemos si se están ocupando. No sé si tienen un mapa del delito como deberían tener, si tienen estadísticas de lo que está pasando en La Pampa”, dijo.
Durante la tarde del lunes el Tribunal de Faltas comunal archivó el expediente que se generó a partir del desprolijo procedimiento de clausura que llevó adelante la funcionaria provincial sin tener en cuenta las advertencias que le hizo la policía y los inspectores municipales, ni tampoco la legislación local vigente.
Por último Balsa dijo que analiza con su abogado los pasos a seguir, aunque aclaró que en caso de iniciar acciones legales por los daños y perjuicios sufridos, no quiere ir contra el municipio, sino contra el Ministerio de Seguridad.