Demoraron a tres adolescentes

AGRESIONES Y DAÑO EN GENERAL ACHA

Tres adolescentes protagonizaron disturbios durante la madrugada y hasta se enfrentaron con la policía utilizando una “faca”, pero sin provocar lesiones, cuando fueron reducidos por la fuerza pública.
No por frecuentes pueden considerarse como habituales, algunas grescas juveniles especialmente durante los fines de semana. Ayer se produjo una de ellas, presumiblemente a la salida de un local de diversión frente a la ruta nacional 152 cerca del acceso, que luego derivó con una riña entre dos grupos. Durante la actuación policial, apedrearon a los uniformados y el vehículo oficial, provocándole daños en la carrocería. Afortunadamente no se registraron lesionados.
Tres muchachos, que a través de la identificación personal resultaron ser menores de 15 y 16 años, quedaron notificados en causas de disturbios, agresiones y resistencia a la autoridad en la madrugada de ayer.
En principio, la Policía acudió a un llamado de un grupo de personas que hallándose de paso por General Acha, resultaron agredidas por jóvenes que apedreaban el auto -un Peugeot- con amenazas. Sin embargo, sus ocupantes no ofrecieron resistencia y prefirieron abandonar su estacionamiento, en cercanías del acceso principal de la ciudad por la ruta nacional 152, al este.
Constituida la prevención policial, pudo constatar que no resultarían ajenos a la maniobra tres muchachos, a los que solamente advirtió, ya que el supuesto denunciante se había marchado del lugar.

Gresca.
Media hora después y cerca de las 6, la patrulla tuvo otro requerimiento, que alertaba sobre una gresca entre grupos antagónicos, en inmediaciones del cruce los bulevares Brandsen y Maipú.
Al arribar los agentes y el móvil, fueron atacados a piedrazos, golpeando uno de esos elementos en la carrocería del vehículo, sobre la puerta izquierda, provocando un abollón.
Como la actitud violenta no se detenía, los uniformados descendieron del rodado, pero uno de los agresores atacó a uno de ellos, seguido por otro que portaba lo que en la jerga se denomina “faca”, elemento punzante, con el que también intentó lastimar a los servidos públicos, sin lograr su objetivo.
Enseguida los redujeron y luego los trasladaron a la comisaría, donde fueron notificados a través de sus progenitores de una causa por atentado resistencia a la autoridad y daño al Estado, con intervención del Juzgado de la Familia y el Menor. Eran los mismos menores que habían observado en la anterior actuación policial.