Denuncian ante la Afsca a la radio municipal

Vecinos autoconvocados de la localidad de 25 de Mayo enviaron una nota con firmas adjuntas a la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca) en la que denuncian el uso político que se hace de la Radio Municipal (AM900) y FM Río (91.1) y las agresiones verbales que se producen contra dirigentes opositores y pobladores. Los firmantes reclaman que ese organismo arbitre los medios que le da la nueva Ley de Medios para regular su contenido y que se privilegie “el respeto por el oyente y las instituciones”.
Hasta la Seccional local de Utelpa adhirió a la medida, luego que una maestra fuera amonestada verbalmente por hacer circular la nota para que la firmaran sus compañeras.
Las denuncias del uso partidario sobre la radio oficial veinticinqueña no son nuevas y ya los concejales opositores lo habían expuesto en una presentación ante la justicia provincial, que fue desechada.
Ahora, ante los nuevos ataques verbales luego de la movilización de habitantes del asentamiento de Circunvalación Santa Rosa ante el temor que la cooperativa eléctrica les cortara el servicio, hubo nuevos planteos por la forma en que desde la emisora se trató a los vecinos autoconvocados.
Las notas firmadas por los pobladores también fueron hechas llegar a autoridades educativas, el Inadi, la Secretaría de Derechos Humanos, la Cámara de Diputados, la intendente municipal David Bravo y al Concejo Deliberante local y a Utelpa provincial.
En el escrito se afirma que el “director y algunos de los locutores se dirigen a los integrantes de esta comunidad en forma inapropiada, con acusaciones ofensivas, insultos, invasión a la intimidad y vida personal e incitación a la violencia, entre otros excesos en que esta emisora incurre”.
“Como habitantes de 25 de Mayo estamos hartos de soportar que una radio pública cuya función principal debe ser servir la de servir a la comunidad informando y difundiendo acciones públicas y hechos comunitarios que aporten a la construcción de lazos entre vecinos e instituciones, justamente esté actuando en contrario a estos postulados, valiéndose para ello de temática y vocabulario ofensivo, identificando con nombre y apellido a vecinos a quienes se quiere desprestigiar, burlándose de sus vidas, sus trabajos, sus familias, sin reparar en los daños que causan al buen nombre de las personas”, indica.
“Consumada la ofensa -continúa-, no permiten que el agredido pueda expresarse y sí dan lugar a que otras personas se sumen en la embestida verbal dando micrófono a quienes llaman para agregar más ofensa. No dan derecho a réplica”.
“Realmente sufrimos día a día esta acción de la Radio Municipal. Personas injuriadas han recurrido a la Justicia, pero creemos que desde el área pública debería haber una protección para toda la comunidad haciendo valer el marco regulatorio que seguramente la normativa ofrece”, concluye la nota.