Denuncian que la carne estaba en “mal estado”

(Catriló/Corresponsal)
Varios asistentes a la cena de gala por el 115º aniversario de la localidad se quedaron sin comer el plato principal que era asado de carne vacuna, no porque haya sido escasa sino porque no presentaba buen aspecto e incluso tenía un gusto desagradable.
Desde la mañana de ayer, concurrentes a la fiesta realizada el sábado expresaron su disconformidad por el servicio brindado en el Club Los Ranqueles.
Desde la institución negaron que la carne estuviese en mal estado o mal asada. Aseguraron que los animales correspondían a dos vaquillonas que fueron donadas por un productor rural local, y los mataron y despostaron el día anterior al festejo.
Tras los varios llamados telefónicos recibidos de vecinos que se quejaron porque compraron la tarjeta -iba de los 70 a los 35 pesos- y no pudieron comer el asado, se hicieron averiguaciones que confirmaron que varias mesas donde estaban los comensales, disfrutaron la entrada, un chorizo, pero al momento de la carne vacuna prefirieron no probarla por el “mal aspecto” y en otros casos “por el desagradable olor que emanaba”.