Denunció a su jefe por acoso y la cesantearon

EN GENERAL ACHA

Luego de radicar una denuncia ante la Unidad Funcional de Género, una trabajadora municipal que se desenvolvía con un precario contrato, fue cesanteada. Tomó conocimiento de la novedad el jueves, cuando concurrió a su labor le dijeron que se retirara.
Carina Marcela sintió la necesidad de hacer pública su situación acusando a quien dijo que la presionó reiteradamente, llegando al acoso sexual. No dio nombres y lo explicitó en ese sentido.
“El jueves me notificaron que no me renovaban el contrato, por haber acusado al jefe de Tránsito que me acosaba continuamente para que yo tuviera relaciones con él y así poder seguir trabajando” en esa dependencia.
La víctima también contó que mantuvo un encuentro con gremialistas y personal de Tránsito en la municipalidad hace dos semanas. Luego de ese encuentro, su jefe se reunió con los demás agentes y “me echó como a un perro de la oficina de Tránsito”, remarcó.
La denuncia pasó de Género a la Fiscalía, que en pocos días determinó por cerrar la causa. “Ni siquiera fueron capaces de darme una entrevista, ni siquiera me notificaron”, renegó la mujer.
“Yo me quedo sin trabajo y el jefe de Tránsito sigue trabajando delante de personas femeninas. Sigue maltratando a las mujeres con su forma de expresarse”, dijo.
La víctima contó que el aludido acosador también “lo hizo antes con dos mujeres más. Sé quiénes son esas mujeres, pero no voy a dar nombres, porque ellas tienen el derecho de hablar”.
La mujer pidió apoyo a la municipalidad achense y se quejó por la sobreprotección que tiene el funcionario al que ella denunció por acoso. “Si me quieren devolver el trabajo, bienvenido sea, menos en Tránsito y con este jefe ni ahí”, sentenció la mujer.
Por otra parte, puso de relieve el apoyo de la mayoría de los concejales, que según trascendió promueven una reunión amplia para tratar este caso el lunes.
En un futuro inmediato, la denunciante comentó que procura saber por qué se cerró su caso y de que forma logró hacerlo la Justicia.

Trayectoria.
Carina comenzó trabajando (en negro) para la municipalidad a principios de este año en el balneario Utracán en tareas de limpieza durante los fines de semana, a lo que sumó horas con un turno en la Terminal de Ómnibus, que le absorbían desde las 6.30 hasta las 19, de manera casi continua.
En marzo le propusieron desenvolverse en Tránsito, porque le gustaba, pero en poco tiempo comenzó lo que ella denunció como acoso, con charlas y mensajes, hasta que la llevó en una “prueba de manejo, en su camioneta”. Mientras viajaban el rodado se desplazó por la ruta nacional 152 hacia el este y luego se desvió por un camino de tierra “y ahí me dijo si yo quería tener algo con él”. Ella lo rechazó y le pidió que volviera a Tránsito, donde se quebró junto a sus compañeros de trabajo.
No obstante, el acoso persistió, por lo que la empleada comenzó a tomar distancia. “Pensé que la intendenta me iba a apoyar en esto, porque ya había pasado un caso y a esa chica también la echaron”.
El esposo de la denunciante, recordó que en una ocasión le propuso al secretario de Gobierno promover una escuela deportiva municipal, pero concluyó en que el funcionario mezcló la denuncia de su esposa con el pedido de trabajo. Finalmente denunció que durante quince días, a su mujer le hacían firmar la planilla y regresaba a su casa, sin desempeñar labor alguna y además exponiéndose a riesgos que no cubriría su seguro de empleo.

Compartir