Desalojaron a familia de una casa usurpada en San Martín

OPERATIVO DEL GRUPO ESPECIAL DE OPERACIONES DE LA POLICIA

El Grupo Especial de Operaciones de la Policía irrumpió en una vivienda de General San Martín, y desalojó a la familia que la había usurpado hace algunos meses. La medida fue dispuesta por el Juzgado de Control, en virtud del pedido realizado por la fiscalía que interviene en la causa, porque sus ocupantes se negaron a retirarse voluntariamente para que su dueño pudiese recuperar su casa.
El procedimiento se llevó a cabo ayer por la mañana en el inmueble ubicado sobre calle Goethe 613 de esa localidad sureña, y fue supervisado por autoridades policiales y el propio fiscal sustituto José Luis Coito, que viajó hasta allí a esos fines. La tarea del Comando Especial demandó pocos minutos, debido a que el matrimonio y sus hijos menores no ofrecieron resistencia.
Los niños y la mujer fueron asistidos de manera inmediata por el equipo técnico de la Unidad Funcional de Género, Niñez y Adolescencia de esta ciudad, a quienes se les brindó contención, informaron fuentes confiables.

Camión.
Una vez que el GEOP efectuó su trabajo y dio seguridad en la casa, operarios de la Municipalidad cargaron los muebles y pertenencias de la familia en un camión, y posteriormente lo trasladaron hacia un corralón hasta tanto posean un techo donde quedarse a vivir. En un principio, se estimaba que un pariente los albergaría por un tiempo.
El 31 de agosto de este año en horas de la mañana, un hombre con varios antecedentes penales (28), acompañado por su mujer (32) e hijos, dañaron una ventana de la casa perteneciente al IPAV, que en ese momento no tenía ocupantes, y usurparon la misma. Luego de ello, retiraron de la vivienda las pertenecientes y muebles del dueño, impidiendo de esta forma su tenencia y posesión.

Formalización.
A partir de allí se inició la causa penal por denuncia formulada por el dueño de la casa en cuestión, de apellido Costabel. La fiscalía a cargo de Juan Méndez llevó a cabo la investigación que derivó en la recepción de declaración de imputado al matrimonio, y posteriormente la realización de la audiencia de formalización.
En la oportunidad el Juez de Control, Héctor Alberto Freigedo, ordenó el desalojo dándoles un plazo de 30 días para proceder a materializarlo por la fuerza pública en caso que no se hayan retirado de manera voluntaria. Esto fue a medianos de septiembre de este año.
Simultáneamente se agotaron todas las vías para que la familia dejase la vivienda usurpada por sus propios medios, más aún teniéndose en cuenta la existencia de menores de edad. Se dio intervención a diferentes organismos municipales y provinciales, pero el matrimonio se mantuvo en la posición de no dejar el inmueble ni recibir ayuda por ningún medio. Esta postura, obligó a la Justicia a pedir la actuación del GEOP para expulsarlos de la casa por medio de la fuerza pública. Lo que finalmente se hizo efectivo ayer antes del mediodía. Algunas horas después, la policía entregó la vivienda a su dueño para que retomara su posesión.
Se trata de un caso particular que preocupaba a General San Martín, por lo que el municipio deberá trabajar a los fines de solucionar el problema, ya que los vecinos no quieren prestar colaboración porque aseguran que es un hombre peligroso, con antecedentes penales, y bastante agresivo.

Compartir