Desvalijaron la casa de la diputada Bertone

(Winifreda/Corresponsal)
Delincuentes robaron electrodomésticos y muebles de la vivienda que habita en un establecimiento rural cerca de Winifreda. “Fue un hecho de inseguridad más, de los que sufrimos a diario los pampeanos”, dijo la legisladora.
La diputada provincial Carmen Bertone fue víctima esta semana de un grupo de delincuentes que en la noche del martes ingresaron a la casa del campo en el que vive, llevándose gran cantidad de electrodomésticos y muebles mientras ella estaba en Santa Rosa. “Fue otro hecho de inseguridad más, de los tantos que sufrimos los pampeanos”, se lamentó la legisladora.
Según indicó la propia damnificada, el robo se produjo entre la noche del martes y el mañana del miércoles, en momentos en que la casa había quedado sola. Por la cantidad y tipo de elementos robados, la policía estima que operaron más de dos personas y que lo hicieron con algún vehículo de mediano o gran porte. Al parecer, los delincuentes lograron ingresar rompiendo una ventana.
Del lugar faltaron heladeras, un frezzer, arrancaron el aire acondicionado, robaron la vajilla y hasta un pesado juego de sillas, entre otros elementos. “Con el pasar de los días uno va notando que faltan más cosas”, indicó. Consultada puntualmente si le habían robado dinero o joyas, la diputada dijo que no, porque no había en la casa.
La policía levantó huellas en el lugar y “tiene algunas puntas investigativas”, aunque hasta el momento no hubo definiciones puntuales.

“Mi lugar”.
Bertone vive en un campo de unas 300 hectáreas ubicado a 15 kilómetros al norte de Santa Rosa, en dirección a Winifreda. La legisladora habita en la casa del establecimiento; al resto lo tiene alquilado.
Años atrás, del mismo establecimiento habían robado un tractor. “Pero ahora entraron en mi casa. Llegar y ver el despojo es terrible. Una sensación que sólo conoce quien la ha vivido”, narró la diputada en contacto con LA ARENA.
Según refirió Bertone, “mi familia entra y sale todo el día”, por lo que si hubo algún movimiento en particular esa noche, no llamó la atención de vecinos ni de la gente que habita de manera permanente en el establecimiento.
El hecho delictivo se produjo entre las 20 del martes y las 9 de la mañana del día siguiente, y fue la propia Bertone la que se encontró con la casa desvalijada.
“Es una sensación horrible; de completo despojo. Ahí tenía las cosas de toda la vida. Pero lo que más duele es que me robaron ‘mi lugar’, el lugar donde cocino, el lugar donde descanso, y eso no se compra de nuevo, no se recupera”, narró. Además indicó que por su actividad legislativa, vive parte de la semana en un departamento en Santa Rosa. “Pero ésta es mi casa, la que tengo hace 40 años”, remarcó. Además contó que en los últimos meses había decidido pasar cada vez más tiempo en el establecimiento rural porque notaba mucha inseguridad en Santa Rosa.