Directivos acordaron un impasse

(General Acha/Agencia)
Directivos de la Cámara de Comercio se tomarán unos días para definir si la institución cierra definitivamente sus instalaciones. Si para el 2 de diciembre una comisión interventora no asume la conducción de la entidad se pondrá en venta la sede al mejor postor.
Miembros de la comisión directiva de la Cámara de Comercio se reunieron el viernes por la noche a los fines de analizar la crítica situación financiera de la institución, motivo que provocaría su cierre definitivo. El encuentro desarrollado en la sede de calle Martínez de Hoz, esquina Victoriano Rodríguez, también contó con la presencia de representantes de un par de entidades intermedias, además de antiguos socios.
Las fuentes consultadas por esta corresponsalía coincidieron en señalar que se acordó hacer un impasse hasta el 2 de diciembre, fecha límite para determinar si la Cámara cierre sus puertas definitivamente o no. Hay interés de conformar una comisión interventora tendiente a saldar las deudas contraídas por la institución (unos 50 mil pesos), y regularizar sus finanzas para luego convocar a asamblea con el objetivo de renovar la totalidad de la comisión.

Venta.
Por otra parte las mismas fuentes informaron que para el caso que no se constituya la comisión interventora, las instalaciones de la Cámara de Comercio se pondrán inmediatamente a la venta el 3 de diciembre, un día después de la fecha límite fijada en la reunión del viernes.
Si esto finalmente sucede, explicaron que la venta se efectuará de manera directa al mejor postor, de acuerdo a lo contemplado por el estatuto. Aunque existe la esperanza de no llegar a esta decisión, ya hay interesados que han ofrecido pagar entre 350 y 380 mil pesos por la sede situada en pleno centro de General Acha.
Si la venta se materializa, el dinero será destinado a pagar las deudas de la institución, y el resto se tratará de distribuir lo más equitativamente posible entre distintas entidades de la localidad.
“Si bien el estatuto dice que debe ser destinado al Hogar de Ancianos, la idea es que la plata sea repartida entre más instituciones para que sea más justo, sobre todo cuando hay necesidades en todos los casos”, dijeron.

Convenios.
Por el momento, y sin perjuicio de lo que surja el 2 de diciembre, la Cámara de Comercio ya cerró los convenios con todos, entre los cuales está Rentas, de modo tal que aquellos que hayan dejado sus facturas tendrán tiempo para retirarlas hasta el 20 de diciembre.
Aunque la convocatoria a la reunión del viernes fue extensiva a todos los socios, unos 65, fueron muy pocos comerciantes los que asistieron para interiorizarse sobre la situación de la institución que defiende sus intereses.
Como se recordará la Cámara es presidida por Manuel Benvenuto, quien asumió la conducción de la entidad cuando estaba en pésimas condiciones. No había prácticamente socios, sus instalaciones estaban deterioradas, y había numerosas deudas.
Con el correr de los años, la falta de respaldo de los propios comerciantes empeoró el estado de la institución, haciéndola totalmente deficitaria. Si finalmente la Cámara cierra sus puertas, no será la única que ya ha adoptado esa determinación en La Pampa.