Director aclaró funcionamiento de la Clínica Santa Teresita

(Realicó/Corresponsal)
El director de Clínica Santa Teresita, Diego Arozarena, aclaró en conferencia de prensa cuestiones que hacen al funcionamiento de la empresa privada y la relación con el hospital Virgilio Tedín Uriburu. Lo hizo ante la repercusión periodística que tomó una denuncia penal realizada por un profesional médico ante la duda de utilización indebida de las instalaciones del servicio público. Arozarena aclaró que las instalaciones fueron utilizadas esa vez, como muchas otras antes y después, y forma parte de un procedimiento habitual de trabajo complementario con este y otros hospitales de la zona.
El directivo dijo no pretender responder esa demanda, sino prestar atención por ser parte del sistema de salud en la localidad y la zona, y transmitir cuestiones que hacen al funcionamiento de las instituciones de salud.
“La CST usó las instalaciones del Hospital, cosa que se hace con total naturalidad y generalmente ocurre a la inversa, porque se trabaja de manera complementaria con todos los hospitales de la zona, incluso de provincias vecinas, y lo hace cada vez que por falta de capacidad o por falta de complejidad en el caso del hospital local, cuando un paciente lo necesite”.
Agregó que el procedimiento está muy bien aceitado y con solo levantar un teléfono se logra la cama que se necesite, y que ha dado muy buenos resultados para asistir al paciente cuanto antes.
Dijo que casi siempre ocurre a la inversa, es decir que el hospital utiliza las instalaciones de la clínica sea por falta de cama, por falta de complejidad o por otros motivos.
“La afluencia de pacientes de Santa Rosa, General Pico y de toda la provincia para acá es permanente, y no vamos a hacer ni un mínimo procedimiento quirúrgico sin la documentación adecuada”, expresó el profesional.

Llamado de atención.
En la charla, el directivo alertó sobre una situación que debe ser atendida en esta localidad. Se trata del servicio de ambulancia y traslado de pacientes, para atender situaciones de accidentes o urgencias o simplemente cuando un paciente necesita ser atendido en su casa.
La clínica en su momento ofreció el servicio como una atención al vecino o al propio médico, pero en la actualidad ante la mayor complejidad y la creciente demanda es imposible llevarlo a la práctica. Harían falta ocho paramédicos y dos ambulancias, para llevarlo a cabo y puso en duda que siquiera el hospital público pueda brindarlo.