Don sentencias en General Acha

A TRAVES DE JUICIOS ABREVIADOS

El juez de control de General Acha, Diego Ariel Asin, condenó a Bruno Matías Emanuel Lezcano a un año de prisión en suspenso por los delitos de hurto simple en grado de tentativa, robo simple en grado de tentativa por dos hechos, hurto simple en tres hechos y daño simple, en cuatro causas.
El juicio abreviado fue convenido entre el fiscal achense Juan Bautista Méndez, el defensor oficial Marco Daniel Mezzasalma y el imputado, un ayudante de albañil (22). Con respecto a Lezcano, Asin dio por probado en uno de los legajos que el 22 de septiembre de 2015, entre las 7 y las 10, ingresó a cuatro casas en Guatraché.
En una lo hizo con fines de apoderarse ilegítimamente de objetos, aunque debió irse al ser advertido por la propietaria, y en otra, dañó un postigo, acomodó elementos junto a una ventana “con intenciones de llevárselos”.
A un tercer inmueble entró por el lavadero y sustrajo un secarropas y del cuarto se llevó una cortadora de pasto. En otro expediente se demostró que el 28 de febrero de 2015, a las 7.45, junto a otra persona, dañó una ventana exterior de un resto-bar y, frente a la intervención policial, “le dio un puntapié a la puerta trasera derecha” del patrullero al ser detenido.
El 11 de junio de este año, entre las 4 y las 4.30, Lezcano ingresó a otro domicilio de Guatraché y se llevó 500 pesos y una cartera que contenía un par de anteojos de sol, un teléfono celular y objetos. En el último legajo, Asin acreditó que entre las 18 del día siguiente y las 18 del 13 de junio, el imputado entró al depósito de una iglesia de Guatraché, sin poder sustraer objetos”.

Violento.
También condenó a Alberto Anastacio Zaya a seis meses de prisión de ejecución condicional, por lesiones leves agravadas por el vínculo y daño, en concurso real.
El abreviado fue acordado entre el fiscal José Luis Coito, el defensor oficial Pablo Maldini y el imputado, un albañil (40). La víctima, una ex pareja, también dio su conformidad al ser informada del acuerdo. Entre las reglas de conducta impuestas figura la de abstenerse de relacionarse con ella ni concurrir a su domicilio.
Con las pruebas incorporadas al expediente, el juez dijo que quedó demostrado que el 15 de diciembre de 2016, Zaya agredió físicamente a la madre de sus tres hijos con “una cachetada en el rostro”, que le provocaron lesiones, en una vivienda de La Adela.