Dos mujeres investigadas por estafa a una jubilada

LA DENUNCIA INCLUYE EL COBRO DE HABERES Y LA SUCESION DE UNA PROPIEDAD DE LA ADULTA MAYOR

(General Pico/Agencia) En la mañana de ayer se realizaron dos audiencias por estafa en los tribunales piquenses. Una de las cuales correspondió a un caso que tiene como supuesta víctima a una adulta mayor que residía en un hogar de ancianos local.
La propietaria de un geriátrico local y una abogada fueron denunciadas por una mujer de 81 años y su hija en relación a una supuesta estafa cometida entre fines del 2011 y principios del 2012. En la mañana de ayer se realizó la primera audiencia de la causa.
La denuncia fue radicada por María Rosa Góndolo, la adulta mayor presuntamente perjudicada, y su hija Rosa Audicio. En representación de las cuales intervino como abogada querellante Cristina Deballi junto al fiscal Alejandro Gilardenghi.
Las imputadas son Olga Urquiza (63 años), propietaria del hogar de ancianos, y la letrada Laura Llodrá (33 años). La primera es asistida por el defensor oficial Guillermo Costantino, en tanto que Llodrá ejerció su propia defensa porque su representante legal estaba ausente por enfermedad.
Las partes estuvieron en la sala 1 de tribunales después de las nueve de la mañana ante el juez de control Diego Ambrogetti, quien dio por formalizada la investigación por estafa y subsidiariamente por “circunvención de incapaces”. Además, aprobó el pedido que realizó el fiscal para que Góndola pueda brindar su declaración en breve teniendo en cuenta su edad y condiciones de salud.

Maniobra.
Fue Gilardenghi quien explicó que Góndolo es una persona que ha estado con tratamiento psiquiátrico desde 1986 y por varios años. El fiscal dio detalles sobre el tipo de trastorno de la denunciante y puso en duda si esa condición fue aprovechada por terceros para llevar a cabo una “maniobra engañosa” en su contra.
La adulta mayor estuvo alojada tiempo atrás en el geriátrico que es propiedad de Urquiza y además se relacionó con la abogada Llodrá. Durante ese tiempo la jubilación de Góndolo fue percibida mediante retiros bancarios y extracciones por cajero totalizando un monto de 17.214 pesos. Previamente, la letrada imputada habría asesorado a la perjudicada para realizar la renovación de su DNI y poder concretar trámites en Anses a su nombre.
Por otra parte, según se detalló ayer en tribunales, Góndolo tiene un inmueble que estaba a nombre de su difunto marido y fue influida por una de las imputadas o ambas para comenzar con los trámites de la sucesión. Además, la letrada realizó un “pacto de cuota litis” con la adulta mayor que consta de un pago por sus servicios equivalente a una tercera parte del valor de su único patrimonio.
En la sala el fiscal pidió como prueba anticipada que la mujer de 81 años pueda declarar en poco tiempo, y manifestó que un médico psiquiatra forense de Santa Rosa la evaluó el 9 de febrero de este año y confirmó que la denunciante está estable y si bien tiene un leve deterioro podrá brindar su testimonio.
La querella adhirió a los pedidos de la fiscalía y no hubo oposición de la defensa.