Echaron a dos funcionarios municipales en General Acha

Lejos de regalos navideños, la intendenta María Elena García cesanteó ayer a otros colaboradores, por problemas financieros. En la nómina de bajas y alternancias, suman una decena en pocos meses.
La intendenta de General Acha, María Elena García, le comunicó ayer a dos funcionarios que dejarían de ocupar sus cargos en el Departamento Ejecutivo. Las medidas que se atribuyen a la estrechez económica de la actual administración, alcanzaron a la interventora en el Ente Municipal de Saneamiento Ambiental (Emsaga) Erica Lana y al titular de Desarrollo Local, Mauricio Lescano.
La versión se conoció poco antes de hacerse efectiva, ya que a las 11 de ayer. García convocó a su despacho a los ahora ex funcionarios, con el preanuncio de que prescindiría de ellos en su equipo de colaboradores inmediatos. Poco más tarde, circuló un comentario acerca de una posible reacción de los aludidos junto con algunos adherentes que reclamarían en el palacio municipal. Sin embargo, no tuvo asidero y la actividad continuó desarrollándose normalmente en todas las dependencias.
Aunque no existieron relatos directos, fuentes confiables indicaron que la decisión de María Elena García estaría fundamentada en que no estaba conforme con el desempeño de ambos funcionarios, por lo que optó por desafectarlos en sus tareas específicas. Simultáneamente, y por una simple deducción, algunas voces presintieron que los cargos vacantes serían asumidos por el secretario de Gobierno, Luis Javier Bassa, que es quien ha reemplazado -con su sola firma- a los demás renunciantes u obligados a alejarse de la función pública municipal.

Extraño.
Aunque la ex interventora del Emsaga resultó seriamente cuestionada por la ciudadanía durante una prolongada etapa, a raíz de los inconvenientes en el funcionamiento de los desagües cloacales, en diversas ocasiones pareció haber contado con el amparo de la jefa comunal. En oportunidad de los desbordes y despreciables emanaciones en las cloacas, dio la impresión de que Lana contaba con el respaldo de García.
En cuanto a Lescano, la intendenta lo heredó de la administración de Oscar Omar Avila y lo mantuvo a la par como secretario privado, hasta que decidió incorporar a una mujer a las puertas de su despacho. Lescano, pasó a ocupar entonces otro cargo con rango de funcionario, con una fuerte presencia política, a la hora de las decisiones en materia de nuevos proyectos y emprendimientos oficiales y civiles.

La decena.
En números reales, el alejamiento de Lana y Lescano lleva a sumar una decena de renuncias y alternancias en el gobierno municipal, a escasos días de cumplir un año de mandato. Menor es el período desde que María Elena García tuvo que asumir la jefatura comunal, cuando Omar Avila fue destituido por una condena que lo inhabilitó para ejercer cargos públicos. Fue acusado penalmente responsable por malversación de dinero del Estado.
La secuencia empezó muy pronto con la renuncia del asesor legal, Juan Carlos Garat, a la que siguió Hernán Pacheco en el área de Bromatología. Poco más adelante se fue el director de Tránsito, Hugo Ledesma, en tanto Mauricio Lescano abandonaba la secretara privada para pasar a Desarrollo. Por decisión propia de la intendenta, fueron apartados el secretario de Obras Públicas, Luis Martínez Aparisi, la tesorera Carina Machado y el director de Cultura, Norberto De Cristófaro. A la par de este último, renunció como responsable de Ceremonial la sindicalista Lorena Soublé, A Erica Lana y Mauricio Lescano se debe agregar a Omar Avila, superando así la decena de ex funcionarios en la municipalidad achense.