Eduardo Castex: mujer le donó un riñón a su hermano

HOMBRE SUFRIO DOS AÑOS PROBLEMAS POR INSUFICIENCIAS RENALES

Eduardo y Marta Gómez son castenses, y pertenecen a una familia muy conocida de esta localidad. Eduardo Gómez tuvo un inconveniente de salud hace dos años y tuvo que comenzar con tratamientos constantes durante exactamente dos años, y requería un transplante de riñón con urgencia. Marta actualmente vive en Mendoza, pero no dudó en viajar a Buenos Aires para ver si era compatible con su hermano para ser donante. Los resultados fueron positivos.
El lunes ambos se sometieron a una intervención quirúrgica en el Instituto de Nefrología, Trasplante Renal y Renopancreatico (Nephrology) en Buenos Aires, para concretar el transplante de riñón para Eduardo, más conocido como “el colombiano”.
Luis, en diálogo con esta corresponsalía señaló: “El transplante fue un éxito y duró cinco horas la operación”. Ahora ambos están internados “en muy buenas condiciones” en el Hospital Nephrology en el barrio porteño de Palermo, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
“Los hermanos sean unidos..”, reza el Martín Fierro. Y así es la historia de Eduardo y Marta. “Los colombianos” Gómez, como los llaman a todos los hermanos, por el origen de su padre.

Problemas renales.
Eduardo estuvo dos años con problemas renales. Las dificultades comenzaron con “pico de presión donde le dejaron de funcionar los riñones”, relató su hermano Luis desde Buenos Aires.
“Ahí empezó un tratamiento en la Clínica Argentina, con el médico de apellido López, y fue derivado a Buenos Aires para que le hagan los estudios a él y la familia. Inicialmente nos dijeron que no podía ser un donante vivo, sino que teníamos que conseguir uno cadavérico. Y tuvimos que hacer varios estudios y trámites, pero después vino mi hermana de Mendoza para hacerse los estudios y salió compatible 100%, entonces autorizaron el transplante”, detalló.
Los hermanos Gómez se hicieron los estudios el 4 de agosto, el 15 les confirmaron que eran compatibles, y pocos días después les confirmaron que el lunes 31 se realizaba el trasplante. Por esas coincidencias de la vida, justamente ese día se cumplían dos años que Eduardo sufrió el “pico de presión”. “Ingresaron a la operación a las 11 y duró hasta las 16. Ahora están los dos perfectos. Mi hermano ya pudo orinar e hizo 9 litros en la primera oportunidad. Era lo que esperaban, y los médicos están muy conformes”, indicó el entrevistado.
“Mi hermana en 72 horas -agregó Luis- tendrá el alta médica, incluso ya se sienta en la cama. Mi hermano estará ocho días en terapia intensiva y después tiene que estar tres meses en Buenos Aires. El primer mes tiene que venir tres veces por día a control médico, y después veremos la evolución que tiene para saber el tiempo que estaremos acá”, dijo Luis.
“Hemos tenido una atención extraordinaria en Buenos Aires de todo el personal de este centro médico”, concluyó.