Educación suspendió clases por supuesta pérdida de gas

FALSA ALARMA EN LA ESCUELA 11 DE GENERAL ACHA

Una supuesta pérdida de gas en el edificio donde funcionan la Escuela 11 y la Escuela para Adultos el lunes a la noche, obligó al Ministerio de Educación de la provincia a trasladar a los alumnos hacia otros establecimientos para que pudiesen continuar con sus estudios con normalidad. No obstante, los niños del turno mañana tuvieron que retirarse a sus hogares el martes porque la empresa que brinda el servicio de gas natural debió realizar las inspecciones correspondientes, por lo que perdieron un día de clases.
Docentes que dictan clases en la Escuela para Adultos por la noche detectaron (el lunes) olor a gas y se sintieron descompuestas por ese motivo, por lo que hicieron el reclamo vía telefónica al 0800 de la empresa Camuzzi, así que la empresa dispuso cortar el suministro y retirar el medidor del edificio con el objeto de verificar si había alguna falla.

Retiro.
Ante esta situación los alumnos que asisten al primario -turno mañana-, debieron retirarse por precaución. No así el personal docente y no docente, que se quedó por disposición de Educación.
La determinación adoptada por el Ministerio de Educación causó malestar ya que entienden que si se trataba de una pérdida de gas, por una cuestión de seguridad, se debería haber cerrado la Escuela para todos, porque el peligro es el mismo tanto para los chicos como para el resto del personal que se desempeña allí.
Por otra parte consultada que fue por esta agencia, la directora de la Escuela 11 Sonia Olmos, manifestó que afortunadamente se trató de una falsa alarma y las clases se reanudaron con total normalidad en la jornada de ayer por la tarde. De esta manera dio un mensaje de tranquilidad a los padres de los niños que asisten a ese centro educativo.

Reanudación.
Los operarios de la firma Camuzzi Gas Pampeana llevaron a cabo los controles y verificaciones pertinentes en la red de gas del edificio, que posibilitaron establecer que no había pérdida de gas como se había estimado en un principio.
Hasta tanto esto se produjo, dos centenares de alumnos entre turno mañana y tarde del primario, tuvieron que cursar sus estudios en los edificios de la Escuela Laboral y del Colegio María Auxiliadora, respectivamente. Lo propio, sucedió con aquellos estudiantes que concurren a la Escuela para Adultos por la noche.
Los alumnos fueron reubicados en esos establecimientos educativos, debido a que cuando se ejecutaron las obras de ampliación y remodelación de la Escuela 11, esas instituciones fueron las que albergaron a todos los estudiantes en sus diferentes turnos y modalidades. Fue factible, además, por la buena voluntad y predisposición de los docentes.