El municipio prepara compactación

LOS PROPIETARIOS TODAVIA PUEDEN RECLAMAR SUS RODADOS

El 2016 traería la cuarta compactación de vehículos para esta ciudad, pero esa destrucción aún no tiene fecha. La comuna avanza en ese sentido y dio a conocer un detalle de los rodados afectados para que sus propietarios tengan la posibilidad de recuperarlos.
La municipalidad ya cumplió con la formalidad de publicar el listado de vehículos, motocicletas y automóviles, y desde ayer los 450 rodados quedaron a disposición de la comuna para su destrucción o subasta.
En el boletín oficial de la provincia se dispuso este mes la publicación del extenso listado con el detalle de los vehículos. Unos 36 automóviles Ford, Renault, Mercedes Benz, Fiat, Peugeot y de otras marcas, e incluso una agrocabina, con detalles de patente, número de motor y datos que sirven para su identificación. Además hay 414 motocicletas de varios modelos y marcas.
Cumplidos todos los trámites el Boletín Oficial indicó: “Dispónese a partir del 1 de diciembre de 2016 como fecha para realizar el procedimiento de destrucción y/o compactación de vehículos (motovehículos y automotores)”.
Hasta el momento previo a la destrucción, los interesados podrán retirar los vehículos, pero antes deberán presentar la documentación requerida por el Tribunal de Faltas Municipal, que implica haber pagado la deuda por multa y la estadía en el depósito.
Cada año, desde el 2013, la municipalidad piquense realiza una compactación de vehículos. Una modalidad que sirve para evitar la acumulación de rodados en los corralones de la comuna y además es una destrucción que no implica gastos. Porque la máquina que llega a esta ciudad para cumplir con la compactación pertenece a una empresa que vende los hierros y de allí obtiene su ganancia.

Cuarta compactación.
Para este año se debería realizar la cuarta compactación pero aún no hay fecha para su realización. La primera destrucción de rodados, con la normativa local aprobada por el Concejo Deliberante, se realizó en el 2013. En ese momento había una gran cantidad de rodados acumulados, constaba de 1.200 motocicletas, 350 automóviles y unos 450 caños de escape. Desde entonces, con una periodicidad anual, la cantidad de vehículos en el depósito disminuyó.
Para el 2014, en el mes de septiembre, se destruyeron 325 motocicletas, 35 automóviles y 300 caños de escape. Y los números también fueron más moderados para el 2015 con 396 motocicletas, 96 automóviles y 156 caños de escape.
Estos rodados provienen de operativos de control en los cuales son secuestrados a sus dueños por estar en infracción. Solo una mínima cantidad son abandonados en la vía pública. Los propietarios de vehículos retenidos a veces tienen problemas de documentación que no pueden solucionar para recuperarlos. Y en otros casos el valor de la infracción y el costo de la estadía elevan la deuda por lo que algunos vecinos optan por renunciar a esa propiedad y que la comuna decida su destino.
La compactación resultó ser efectiva para el municipio piquense, pero todavía no se realizó nunca la subasta. Un remate de rodados que requiere desde lo administrativo algunos pasos más complicados que la destrucción.

Compartir