“El pueblo está más comprometido”

JEFE COMUNAL SE REFIRIO A LA DIFICIL SITUACION QUE ATRAVIESA SARAH

Carlos Antonieta dijo que el pueblo está rodeado de agua, que las napas están muy arribas y provocan deterioro en pavimento. Pese a que hace más de 20 días no llueve, el nivel de agua no bajó. La situación provocó la pérdida de puestos de trabajo.
El presidente de la Comisión de Fomento de Sarah, Carlos Antonieta, manifestó que el panorama hídrico en la zona es más complejo que el de 2016, y refirió que los pocos fondos de los que dispone los debe utilizar para mitigar la situación de las inundaciones, quedando relegados otros proyectos de obras. Días atrás una retroexcavadora se hundió y una camioneta comunal quedó encajada en un camino vecinal donde se llevaban a cabo trabajos con la esperanza de “salvar la calle”. “El pueblo está rodeado de agua. Estamos hablando con Recursos Hídricos porque está más comprometido que el año pasado, puesto que no tenemos salida”, dijo el funcionario. Agregó que al igual que en toda la región la napas freáticas están altas, que esto produce el deterioro del poco y flamante pavimento que tiene el pueblo, y que la situación no ha variado en absoluto pese a que hace más de 20 días que no llueve.
También preocupa, dijo Antonieta en diálogo con LA ARENA, la situación de pozos ciegos de los domicilios, los cuales no bajan su nivel y deben ser vaciados hasta dos veces por semana.
“Los pozos ciegos no bajan, yo en mi casa lo vacié hace cuatro días y ya está lleno”, dijo.

Sin fondos para obras.
Antonieta dijo que el panorama es muy complejo, puesto que no se dispone de fondos para llevar a cabo grandes obras y que la poca plata que tiene la comuna se usa para afrontar el drama de las inundaciones.
“Venimos mal, no tenemos plata, la poca que tenemos la invertimos en los caminos y cuando queremos acordar tenemos plata enterrada y no tenemos ni una obra en el pueblo. Esperemos que cambie un poco. La solución no la tenemos ahora, la tenemos a largo plazo”, sostuvo.
“Nos tocó un año difícil a toda la zona y hay gente que lo entiende y otros que no, me refiero a algunos productores rurales. Para que al pueblo le entre algo de plata tiene que andar el campo bien todo el año, pero ellos piensan que uno no quiere hacer un calle, pero no es así, si yo pudiera empedrar la calle lo hago, pero no puedo porque no tengo las herramientas y no tengo plata”, añadió.

Pérdida de empleos.
Sarah, pese a que tiene una población que apenas supera los 200 habitantes, el contexto de la región, marcado por los campos inundados, también comenzó a golpear en el empleo. Sobre esto el funcionario norteño señaló que la gente que se desempeña en los campos ha conservado su fuente laboral, pero no así aquellos que dependían de changas.
“Acá al ser una localidad pequeña, no se siente del todo porque la gente que está ocupada en los campos es poca y se mantiene todavía. No está comprometida esa gente pero si tenemos casos de personas que habían conseguido para trabajar en la planta (de cereales) y no tienen trabajo y hay algunas familias que no están consiguiendo. Los que conseguían changas en otros lados, como choferes de camión o maquinistas, esos hoy no están consiguiendo y ahí se complica y mucho”, contó.

En funcionamiento.
En la comunidad de la pequeña localidad ubicada a la vera de la ruta nacional 188, tiene una especial preponderancia la Escuela Hogar 77, que alberga durante la semana a niños y adolescentes de distintas poblaciones norteñas. El establecimiento, al que se le están haciendo importantes refacciones, hoy funciona con normalidad.
“La escuela está funcionando bien y a los pozos lo están manteniendo un poco más. Si bien está toda la napa arriba, no tienen rebalse de pozo y lo pueden vaciar, que es lo más complicado”, contó.
Por último Antonieta contó que una de las acciones que logró llevar a cabo de desde la comuna, fue la compra de chapas que fueron entregadas a todas las familias para dar distintas soluciones.
“Hace tres semanas se abrió la licitación de unas chapas y a la semana ya me cumplieron con medio millón de pesos y le cumplí a todos. A todo el que necesitó le trajimos las chapas, por lo menos para que puedan atajar un poco el agua, eso se lo damos a todos, para que no se echen a perder las pocas cosas que tienen”, finalizó.