El TIP confirmó una condena a un padrastro abusador

(General Pico) – Los jueces del Tribunal de Impugnación Penal (TIP) de la provincia, Filinto Rebechi y Pablo Balaguer, ratificaron la condena a diez años de prisión que le impuso la Justicia piquense a un hombre, que sometió sexualmente a su hijastra de 12 años de edad. El acusado, de 47 años, fue encontrado culpable de los delitos de abuso sexual simple y abuso sexual con acceso carnal como delitos continuados, agravados por la situación de convivencia.
El fallo fue dictado por el juez de audiencia de la segunda circunscripción judicial, Carlos Pellegrino, el 25 de agosto pasado. Durante los alegatos finales la fiscala Ana Ruffini pidió una pena de 12 años, y la defensora María José Gianinetto se pronunció por la absolución.
La defensa argumentó ante que el magistrado hizo una “errónea valoración de la prueba”, y de forma subsidiaria pidió una pena en suspenso. También refirió que la única prueba para incriminar al imputado fueron los dichos de la víctima, que se produjeron casi tres años después de iniciada la investigación, y remarcó que la menor recién inculpó a su padrastro cuando declaró en Cámara Gesell, en el marco del debate.
Al momento de no hacer lugar al pedido de impugnación, Rebechi valoró el testimonio de la psicóloga forense que escuchó la declaración de una hermana de la niña en Cámara Gesell, quien a su vez manifestó que la víctima recién pudo contar lo sucedido cuando se halló frente a “nuevo contexto general, el cual posee mayor contención”.

Testimonios.
El hecho investigado fue denunciado hace más de tres años, y el proceso judicial se retrasó debido a que la defensa pidió que se constituyera un tribunal colegiado. Este pedido llegó hasta el TIP y luego al Superior Tribunal de Justicia (STJ) de La Pampa, que determinó que el debate debía hacerlo un juez unipersonal.
La damnificada fue entrevistada en dos ocasiones en Cámara Gesell, donde negó los hechos. Tiempo después le manifestó a su abuela que había ocultado la verdad ante la psicóloga, y que tenía necesidad de narrar lo sucedido.
Los abusos se dieron en el marco de un complejo contexto familiar, dado que la damnificada tras sentirse excluida en su domicilio, se fue a vivir a lo de su abuela y madre del imputado. En un momento la mujer tuvo serios problemas de salud, y entonces la menor regresó a la casa en la que vivía su madre y su padrastro, y fue durante ese período de dos años en el que fue abusada.

Compartir